Vladimir PUTIN | Presidente de la Federación de Rusia

| 64 años | Depredador desde 2000 |

Entre 2000 y 2016, Vladimir Putin ha ocupado de manera alterna los puestos de presidente y de primer ministro de Rusia. Fue director del FSB (Servicio Federal de Seguridad, la ex KGB) en 1998 y 1999.

 

Técnica de ataque: autoritarismo nacionalista

Vladimir Putin ascendió al poder tras la década de los 90, marcada por la disolución de la autoridad. Desde entonces, sólo ha tenido una consigna: “control”. Los medios de comunicación sintieron rápidamente los efectos de la “vertical de poder” que Putin teorizó durante sus dos primeros mandatos: el Kremlin se apoderó de los canales de televisión nacionales a comienzo de la década del 2000. Se registró un dirigismo exacerbado desde que Vladimir Putin regresó a la presidencia, en mayo de 2012, tras una ola de protestas sin precedentes. Frente a la afirmación de la sociedad civil, el poder hizo que se aprobaran una serie de leyes liberticidas que criminalizan las protestas y restringen el campo de la libertad de expresión. Internet, donde antes existía una gran libertad, empezó a ser controlado: webs bloqueadas sin que exista una decisión judicial, blogueros restringidos por un nuevo estatus, usuarios de las redes sociales encarcelados por un simple artículo, etc. Mientras que las grandes cadenas de televisión inundan a los ciudadanos con un diluvio de propaganda, la atmósfera se vuelve rápidamente asfixiante para aquellos que cuestionan la nueva vulgata patriótica y neoconservadora o que, simplemente, buscan defender el periodismo de calidad. La ola arrasó, uno tras otro, los principales medios de comunicación independientes: despido de la dirección editorial de Lenta.ru y de RBK, exclusión de Dojd TV de la difusión por cable y satélite... El gobierno declaró “agentes extranjeros” a las principales organizaciones de defensa de los medios de comunicación.

Trofeos de caza: la situación de la libertad de expresión en Rusia es la peor que ha conocido el país desde la caída de la URSS.

Actualmente cuatro periodistas se encuentran encarcelados: Jalaudi Guériev, de Kavkazsky Ouzel, desde el 16 abril de 2016; Alexander Sokolov, de Rbk, desde el 27 de julio de 2015; Serguei Reznik, desde el 26 de noviembre de 2013; y Alexander Tolmachev, de Upolnomochen Zayavit y Pro Rostov, desde el 20 de diciembre de 2011.

 

Brazos armados:

La Duma (cámara baja del Parlamento), que acomete reformas liberticidas.

Los oligarcas y hombres de negocios amigos de Putin, que compran medios de comunicación independientes y les marcan el paso.

Los servicios de seguridad.

 

Blanco preferido: los medios de comunicación independientes de investigación, en particular los que investigan y estudian la corrupción de las altas esferas.

 

Discurso oficial: lenguaje evasivo y engañoso

“Más que nunca, buscamos una posición activa y responsable de los medios de comunicación, un periodismo verdaderamente independiente y valiente, indispensable para Rusia” (mensaje dirigido a la Unión de Periodistas en abril de 2013).

 

Puntuación:

Rusia se encuentra en el lugar 148, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de RSF.