Ramzán KADYROV | Presidente de la República de Chechenia (Federación de Rusia)

| 40 años | Depredador desde 2005 |

Ramzan Kadyrov fue primer ministro. En 2007 se convirtió en presidente, sucediendo así a su padre.

 

Técnica de ataque: autocracia brutal

El joven presidente Kadyrov, que se llama a sí mismo “un soldado” de Vladimir Putin, dirige el destino de una Chechenia traumatizada por dos sangrientas guerras. El periodismo independiente ha sido erradicado, pero el régimen mantiene la ilusión de una vida mediática floreciente al multiplicar las publicaciones financiadas con cargo al presupuesto de la República: salvo una o dos excepciones, éstas no hacen sino alabar los esfuerzos y la devoción del pueblo de Ramzán Kadyrov y de su difunto padre, Akhmat-Khadji Kadyrov. La impunidad de la que gozan los asesinos de la famosa periodista y defensora de los derechos humanos Natalia Estemirova, asesinada en 2009 (https://rsf.org/en/news/shock-and-grief-human-rights-activists-murder-russian-caucasus), ha reforzado el clima de miedo que reina en la región. El hostigamiento que padecen las voces críticas no deja de acentuarse y se multiplican los secuestros de heterodoxos, por simples comentarios en las redes sociales. Los allegados de aquellos que se apartan de la unanimidad oficial y del entusiasmo obligatorio también se ven amenazados y sufren presiones.

 

Trofeos de caza: erradicación de todo periodismo independiente. Un periodista está encarcelado: Jalaoudi Guériev, colaborador del sitio web independiente Kavkazsky Ouzel, desde el 16 de abril de 2016.

 

Blanco preferido: cualquier voz crítica, en Chechenia y fuera de ella. Al presidente le gusta calificar a los medios de comunicación liberales rusos de “traidores” y “enemigos del pueblo”.

 

Discurso oficial: arrogancia mafiosa

“[Los opositores rusos] se han vuelto tan insolentes que usan los medios de comunicación nacionales para promover [...] la destrucción del Estado ruso. [La emisora] ‘Eco de Moscú’, [el canal] ‘Dojd’, [el grupo de medios de comunicación] ‘RBK’ y sus consortes difunden alegremente sus declaraciones mentirosas e hipócritas, impregnadas de un odio profundo a Rusia. [...] Tenemos un excelente hospital psiquiátrico en un pueblo que se llama Braguny. Podemos considerar la reacción furiosa de la oposición extraparlamentaria y de sus simpatizantes como una psicosis de masa. Puedo ayudarles a curar este problema clínico y prometo que no escatimaremos en inyecciones. Cuando les receten una inyección, les aplicaremos dos” (editorial publicado en el diario ruso ‘Izvestiya’, en enero de 2016).

 

Puntuación:

Si la libertad de la prensa va mal en Rusia (posición 148, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de RSF), Chechenia es un verdadero agujero negro para la información.