Hamad bin Isa AL KHALIFA | Rey de Bahréin

| 66 años | Depredador desde 1999 |

El régimen ha endurecido considerablemente su política frente a los periodistas desde la represión de la primavera árabe, en 2011.

 

 

Técnica de ataque: monarquía intolerante

Desde la primavera árabe de 2011 el reino se ve agitado a menudo por manifestaciones. Periodistas y fotógrafos padecen un hostigamiento incesante y se les acusa con frecuencia de participar en manifestaciones y en actos de vandalismo, o de apoyar el terrorismo. Los periodistas cumplen penas de prisión que pueden llegar hasta la cadena perpetua. Muchos de ellos padecen maltratos en la cárcel. Nabeel Rajab, famoso defensor de los derechos humanos, permanece tras las rejas desde abril de 2015 por dos mensajes de Twitter; en uno de ellos denunciaba la tortura en la prisión de Jaw. Despojarles de la nacionalidad es otro método arbitrario usado comúnmente por el régimen para intimidar a los periodistas.

 

Trofeos de caza

Al menos 12 periodistas en prisión.

Un bloguero condenado a cadena perpetua el 4 de septiembre de 2012.

 

Blanco preferido: los reporteros gráficos (fotógrafos, cámaras).

 

Discurso oficial: mentira descarada

“Apoyamos completa y constantemente los derechos de los periodistas, escritores y trabajadores de los medios de comunicación y de las organizaciones que realizan su noble misión, sin ninguna amenaza o maltrato. No toleramos ni toleraremos durante nuestro reinado ningún insulto o detención de un periodista que haya hecho uso de su derecho legal y constitucional a la libertad de expresión” (declaración del rey con ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa, el 3 de mayo de 2012).

 

Puntuación:

Bahréin ocupa el puesto 162, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de RSF. El país se encuentra entre los peores regímenes del mundo.