El grupo Estado Islámico

Depredador desde 2013

El grupo ha cambiado varias veces de nombre, pero existe en Irak desde 2006.

 

 

Técnica de ataque: actos de barbarie en nombre de la religión

Secuestros, asesinatos, ejecuciones públicas, atroces escenificaciones en vídeo… La barbarie del grupo Estado Islámico no conoce límites en los territorios que controla en Siria y en Irak, en Libia y en Afganistán. El Estado Islámico utiliza a los periodistas extranjeros como un medio para ejercer presión en una guerra política e ideológica contra Occidente y contra quienes considera ‘infieles’. De la misma manera, intenta controlar la información que sale de los territorios que ha conquistado. El grupo elaboró una lista de once “mandamientos” para periodistas en la provincia de Deir Ezzor, en Siria. 

 

Trofeos de caza: desde 2014, al menos tres periodistas extranjeros han sido decapitados en Siria; decenas de periodistas y colaboradores de medios de comunicación han sido asesinados en Irak y en Siria; cerca de 20 periodistas y colaboradores de medios iraquíes y sirios han sido tomados como rehenes. 

 

Blanco preferido: todos los periodistas y periodistas-ciudadanos que no juren lealtad al grupo.

 

Discurso oficial: represión lunática

“Las reglas no son definitivas y pueden cambiar en cualquier momento según las circunstancias, el grado de cooperación de los periodistas y su compromiso con sus homólogos de los órganos de prensa del Estado Islámico” (10º de los 11 “mandamientos de Deir Ezzor” que el grupo Estado Islámico impuso a los periodistas).

 

Puntuación:

Los ataques del grupo Estado Islámico tienen un gran peso en la posición que ocupan Siria e Irak (177º y 158º puesto, respectivamente) en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de RSF.