Bachar AL ASAD | Presidente de Siria

| 51 años | Depredador desde 2000 |

Bachar al Asad sucedió en el poder a su padre, Hafez al Asad.

 

Técnica de ataque: dictadura criminal y sanguinaria

Desde que heredó la Presidencia siria, Bachar al Asad se ha ganado a pulso el título de enemigo y predador de la libertad de información. Mucho antes de que estallara la revolución y de que comenzara la guerra civil que desgarra al país desde 2011, la información difundida en los medios de comunicación oficiales estaba estrictamente controlada por el poder, a menudo se prohibía entrar al país a los periodistas extranjeros y la policía informática perseguía a todas las personas que realizaban actividades online que se consideraban contrarias a los intereses del régimen. La situación empeoró terriblemente después de que comenzara la insurrección, en marzo de 2011. Desde entonces, cientos de periodistas han sido atacados, detenidos arbitrariamente o torturados. En julio de 2016 se presentó una denuncia en Estados Unidos contra el régimen de Al Assad, porque el ejército sirio había atacado intencionadamente el edificio donde se encontraba la periodista estadounidense Marie Colvin. La reportera cubría en directo para CNN los bombardeos que sufría la población civil en Homs, orquestados deliberadamente por el régimen de Damasco. No todos los ataques a periodistas en Siria pueden atribuirse a Bachar al Asad, pero éste es uno de los principales responsables de dichos ataques.

 

Trofeos de caza: cerca de 200 periodistas –profesionales y ciudadanos– han perdido la vida desde el inicio del conflicto, en marzo de 2011, víctimas de la represión ejercida por el régimen y de los crímenes cometidos por grupos armados como la organización Estado Islámico, el grupo Jabhat Fatah al Sham (antes Frente al Nusra) y las fuerzas kurdas sirias (PYD). Actualmente, unos 30 periodistas están prisioneros en las cárceles del régimen.

 

Brazo armado: los shabiha, grupos de hombres armados, vestidos de civil, que trabajan para el régimen.

 

Discurso oficial: cinismo maquiavélico

“[Marie Colvin] trabajaba con terroristas y, como entró al país ilegalmente, es responsable de todo lo que le pasó” (NBC, 16 de julio de 2016, sobre la periodista de The Sunday Times, que murió en un bombardeo del ejército sirio en Homs, cuando informaba de que éste atacaba deliberadamente a los civiles).

 

Puntuación:

Siria, el país más mortífero del mundo para los periodistas, se encuentra en el puesto 177, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de RSF.