TURQUÍA | Un tribunal de apelación decide sobre la cadena perpetua a los periodistas Ahmet Altan, Mehmet Altan y Nazlı Ilıcak

21.09.2018 11:39

 

Un tribunal penal de Estambul tiene previsto hoy examinar el recurso de apelación de los tres conocidos periodistas Ahmet Altan, Mehmet Altan y Nazlı Ilıcak. De confirmarse las sentencias a cadena perpetua, pasarán el resto de sus días en prisión, sometidos a un drástico confinamiento en solitario, advierte Reporteros Sin Fronteras.

 

Al final del juicio original, en febrero, estos tres periodistas fueron condenados a “cadena perpetua agravada”, el castigo más duro del sistema judicial turco, que excluye la posibilidad de un perdón o de tener temporadas de libertad. 


 

Bajo la legislación turca, la personas condenadas por “cadena perpetua agravada” son confinadas en una celda individual casi todo el día, sólo tienen permitida una hora de visita de un familiar y diez minutos de llamadas cada dos semanas. No pueden salir de prisión por ningún motivo que no sea la hospitalización y en tal caso debe ser en una habitación aislada en un hospital del estado. 


 

Detenidos en septiembre de 2016, los hermanos Altan y Ilıcak fueron condenados 18 meses después por “intentar derrocar el orden constitucional” en relación con sus actividades periodísticas, en particular por sus críticas a las autoridades durante los programas de televisión emitidos el día anterior al intento fallido de golpe de estado de 2016.


 

El juicio estuvo marcado por numerosas violaciones al procedimiento y la negativa de cumplir la sentencia del Tribunal Constitucional que consideró la detención prolongada de Mehmet Altan una violación de sus derechos. Después de seis meses de la orden de libertad emitida por el Constitucional, el sistema judicial accedió finalmente a ponerle en libertad, bajo control judicial, en junio. Volverá a prisión a cumplir su cadena perpetua si la sentencia se confirma hoy.  


 

“Someter a los hermanos Altan y a Nazlı Ilıcak a este acoso en prisión  sería un acto de venganza política”, advierte el secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire. “Ya es hora de poner fin a esta percusión que deshonra a Turquía. El tribunal de apelación debe tener en cuenta las resoluciones emitidas por el Tribunal Constitucional turco y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en este caso. La condena a estos tres periodistas debe ser revocada”.


La situación en Turquía para el periodismo es crítica desde el intento fallido de golpe de estado de julio de 2016. Muchos medios han cerrado, hay juicios masivos y el país ostenta hoy el título de ser la mayor cárcel del mundo para periodistas.


Turquía ocupa el puesto 157 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.


Consulta más información sobre Turquía en el Informe Anual elaborado por RSF-España.