TURQUÍA | Se reanuda el juicio a 29 periodistas

27.04.2017 22:45

 

La justicia turca ha reanudado el juicio a 29 periodistas después de un mes paralizado. La puesta en libertad de 21 de ellos, detenidos desde el pasado verano, ha estado bloqueada hasta el último minuto. Decenas de periodistas detenidos esperan ser acusados en más juicios masivos.


En el juicio reanudado el 27 de abril, los 29 periodistas están acusados de haber constituido el “ala de prensa” del movimiento del clérigo residente en Estados Unidos, Fethullah Gülen, a quien las autoridades turcas responsabilizan de estar detrás del golpe de Estado fallido de julio de 2016. Se enfrentan a penas de más de diez años de cárcel por pertenecer a una organización ilegal. 24 de ellos llevan nueve meses en detención preventiva.



Libertad bloqueada hasta el último momento


Al final de la primera audiencia, que tuvo lugar el 31 de mayo, el tribunal ordenó la libertad condicional de 21 periodistas, pero terminó bloqueada horas después, pese a que sus familiares les esperaban a la salida de la prisión para recibirles.


En lugar de ser puestos en libertad, pasaron a custodia policial, y nuevo encarcelamiento, tras el recurso interpuesto por la fiscalía, que les acusó de nuevos cargos. 13 de ellos de “intentar derrocar a un gobierno y al orden constitucional”. Además, los tres magistrados que ordenaron su puesta en libertad fueron suspendidas el 3 de abril. Finalmente Ali Akkuş, editor del diario Aman, fue el único puesto en libertad y permanece sometido a control judicial.


“El sistema judicial turco no se detiene ante nada para mantener detenidos a periodistas pese a estar acusados únicamente por los artículos que han escrito”, afirma Johann Bihr, responsable de la oficina de Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras.


“Esta persecución y la falta de cualquier proporción entre las acusaciones y la sentencia que se solicita para ellos demuestran la naturaleza política de estos juicios. Reiteramos nuestro llamamiento para que sean puestos en libertad todos los periodistas que están detenidos sin pruebas de haber estado directa o personalmente involucrados en el intento de golpe de Estado”, añade Bihr.

 

Políticas editoriales y tweets en el juicio


El representante de Reporteros Sin Fronteras en Turquía, Erol Önderoğlu, ya señaló varias irregularidades en la primera audiencia. Todos los periodistas negaron las acusaciones. En esencia, la fiscalía les acusaba de haber trabajado para medios simpatizantes del movimiento Gülen, incluidos Zaman, Meydan, Bugün, Millet, Haberdar, Habertürk y Samanyolu Haber. La mayoría de las pruebas consistía en artículos que criticaban a la administración Presidente Tayyip Erdoğan, que se hacian eco de las acusaciones de corrupción contra el Gobierno, o que criticaban la caza de brujas a los simpatizantes del movimiento Gülen.


A ojos de la fiscalía, los artículos eran resultado de una operación de relaciones públicas orquestada por el movimiento Gülen con el propósito de desestabilizar al Gobierno. Pero no hay ninguna prueba de ello.


La discusión en el tribunal se ha centrado fundamentalmente en las opiniones políticas de los acusados. El columnista Murat Aksoy testificó que inicialmente apoyó las reformas políticas del partido en el poder, pero que empezó a criticar su política extranjera y su creciente conservadurismo en 2011.


“Sólo escribí para contribuir a la democracia”, ha contado. “¿Criticáis lo que escribí o las organizaciones de medios para las que lo escribí?”, ha preguntado. “Si yo hubiese sabido que estábamos en una república bananera no hubiera criticado el Presidente en Twitter”, ha añadido Atilla Taş. “Hice el servicio militar, y llevo una bala en mi pierna como souvenir los últimos 25 años, y ahora me acusan de terrorismo”.


Abdullah Kılıç, antiguo jefe de informativos de HaberTürk, ha presentado ante el tribunal ejemplos en los que apoyaba al Presidente Erdogan y criticaba al movimiento Gülen. Ha recordado que defendió a Erdogán cuando estuvo preso por leer un poema en 1999.


Gökçe Fırat, editorialista del semanario Türk Solu y líder del partido Ulusal, ha apuntado también a la incompatibilidad ideológica entre los puntos de vista de la izquierda nacionalista y los del movimiento Gülen. También Habip Güler, antiguo reportero de Zaman, ha señalado que participó en las protestas contra el golpe de Estado en julio de 2016.

 

Otros acusados han explicado que tenían cuentas con el banco Asya, afiliado al movimiento Gülen, sólo porque se las habían abierto para depositarles sus salarios.


Leer más información (en inglés)