TURQUÍA | El Tribunal Constitucional ordena la libertad de los periodistas Mehmet Altan y Şahin Alpay

12.01.2018 12:27

 

Reporteros Sin Fronteras celebra la decisión del Tribunal Constitucional turco de poner en libertad a los periodistas Mehmet Altan y Şahin Alpay, pero recuerda que hay otros informadores todavía injustamente detenidos en Turquía y pide su puesta en libertad.


 

La decisión del Tribunal Constitucional ha puesto fin a un año y medio de silencio de este tribunal después de la detención de tres de sus jueces. Desde el intento fallido de golpe de estado, en julio de 2016, el Tribunal Constitucional no se había vuelto a pronunciar.


 

La decisión de ahora se produce después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos hubiese dado por concluida la petición presentada por Altan y Alpay, y respaldada por varias ONG, entre ellas Reporteros Sin Fronteras. Altan llevaba encarcelado desde septiembre de 2016 y Alpay desde julio de ese mismo año.

 

“¡Finalmente! Hemos esperado demasiado para este momento”, afirma Erol Önderoğlu, representante de RSF en Turquía. “La detención arbitraria de estos dos periodistas era un escándalo y estamos satisfechos de que por fin haya terminado. Esta decisión del Tribunal Constitucional debe ahora servir de precedente para poner en libertad a otros periodistas injustamente encarcelados en el país”, añade.


 

El tribunal ha reconocido que Turhan Günay, editor del diario Cumhuriyet, fue detenido ilegalmente. Después de haber sido detenido en octubre de 2016, fue puesto en libertad provisional en julio de 2017.

 

Aunque Altan y Alpay deben ser ahora puestos en libertad, todavía están siendo juzgados por cargos que les acusan de “intentar derrocar al gobierno” y tener “vínculos con organizaciones terroristas”. Se enfrentan por ello a una posible sentencia de cadena perpetua. El juicio de Altan se reanudará el 12 de febrero y el de Alpay el 5 de abril.




Altan está siendo juzgado con otros dos compañeros periodistas que todavía están en prisión. Cabe recordar que tiene 73 años, tiene problemas cardiacos y ha perdido el 50% de su capacidad auditiva desde su detención.


Turquía ocupa el puesto 155 de los 180 países que conforman la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.