SUDÁN | Nueva ofensiva de los servicios secretos contra la prensa

14.06.2018 13:15

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena la nueva ofensiva contra periodistas y medios de comunicación críticos por parte el Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISS) de Sudán, que la semana pasada secuestró las tiradas de dos diarios privados e interrogó a dos periodistas por asuntos sensibles.

 

En su último intento de amordazar a la prensa, los agentes de NISS confiscaron toda la tirada del diario Al-Tayyar, ya que salió de la imprenta dos días seguidos, el 10 y el 11 de junio. Fue la respuesta a una columna de la periodista Shamael al- Nur, publicada en la edición del 9 de junio, en la que sostenía que la renuncia del presidente Omar al-Bashir beneficiaría a la economía de Sudán. El NISS la llamó dos veces y la interrogó detenidamente. "Me recordaron que hay líneas rojas y que debería haber sabido que el presidente era uno de ellas", ha declarado a Reporteros Sin Fronteras.

 

El 6 de junio, los agentes de NISS impidieron que el diario Al-Jareeda distribuyera la edición de ese día hasta las 11 de la mañana y restringieron la distribución a la capital, Jartum. Por informar de este hecho, el  corresponsal del diario con sede en Londres Sharq Al Awsat , Ahmed Younes, fue detenido e interrogado por agentes del NISS durante varias horas el 7 de junio. El periodista ha dicho a RSF que también fue interrogado el mes pasado por un artículo sobre divisiones dentro del partido gobernante y recibió "órdenes estrictas de no cubrir ciertos temas" so pena de perder su acreditación de prensa y ser encarcelado. "Hablan de 'líneas rojas' pero no nos dicen cuáles son y varían según el estado de ánimo del investigador en ese momento", precisa.

 

"El NISS tiene que dejar de operar como una 'policía editorial' que censura a los periodistas y reprime sistemáticamente cualquier publicación crítica, listando los temas tabú a su antojo ", sostiene  Arnaud Froger, responsable del departamento para África de RSF. "Está en juego la supervivencia de una prensa libre en Sudán".

 

En febrero, RSF condenó una ola de arrestos de periodistas y secuestros de ediciones de periódicos por parte del NISS que había comenzado el mes anterior. Las tiradas de los diarios Al-Jareeda y Al-Watan también fueron requisadas sin motivo los días 5 y 6 de mayo.

 

Sudán ocupa el puesto 174, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por Reporteros Sin Fronteras en 2018. Ver también el Informe Anual de la organización.