RUSIA | Un juez de Moscú ordena el bloqueo de Telegram

13.04.2018 19:04

 

Reporteros Sin Fronteras condena la decisión de hoy, 13 de abril, de un tribunal de Moscú de ordenar el bloqueo inmediato del popular servicio de mensajería encriptada Telegram. La decisión se produce tras la negativa de la plataforma a revelar sus claves de desencripado a las agencias de Inteligencia rusas. Estamos ante un nuevo paso en la escalada de censura en Internet, y la escala de obstáculos al ejercicio del periodismo en Rusia.


Se espera el bloqueo efectivo de Telegram en poco tiempo, como resultado de la orden dictada por un tribunal del distrito de Tagansky, que ha respondido con esta decisión a la solicitud presentada por el órgano regulador de las telecomunicaciones Roskomnadzor.


Los abogados de Telegram no acudieron a la audiencia, que ha durado una hora, alegando no querer legitimar la “obvia farsa” con su presencia. La justicia rusa había pedido a Telegram que otorgara las claves para desencriptar sus mensajes en base a la ley antiterrorista del país de 2016. Esta plataforma es muy popular en Rusia y cuenta con más de diez millones de usuarios. Entre ellos muchos reporteros que confían el secreto de sus fuentes a su desencriptado.


“Bloqueando a Telegram las autoridades rusas cruzan otra linea roja en su intento de controlar Internet”, afirma Johann Bihr, responsable de la oficina de Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras.


“Estamos ante un nuevo golpe a la libertad de expresión en Rusia, además de un fuerte mensaje intimatorio a los gigantes de la tecnología digital que se enfrenten a las autoridades rusas. Las autoridades apuntan contra una herramienta esencial para el trabajo de los periodistas, especialmente para la confidencialidad de sus fuentes y datos”, añade Bihr.


La batalla entre Telegram y las autoridades rusas comenzó hace un año, y el 20 de marzo paso el órgano regulador Roskomnadzor pidió una orden judicial para bloquear el servicio.


En todo este tiempo se han producido declaraciones oficiales para preparar a la opinión pública para este paso. Incluidas las declaraciones de Alexander Bortnikov, responsable del Servicio Federal de Seguridad (FSB), que dijo el 4 de abril que todos los actos de terrorismo cometidos o advertidos en Rusia durante 2017 habían estado coordinados por servicios de mensajería.


Pese a que Telegram ha bloqueado canales usados por los terroristas, el servicio de mensajería ha probado ser muy respetuoso con la privacidad y ha rechazado dar al FSB el acceso a las comunicaciones de sus usuarios.


Telegram insiste en que no tiene acceso a la ecriptación de chats, porque se generan en los teléfonos individuales de cada usuario. Sus abogados han insistido en que lo que pide Roskomnadzor no tiene base legal y viola la propia Constitución rusa. La negativa de Telegram ya le supuso una multa de 11.500 euros en Octubre que fue confirmada en apelación.


Dos periodistas independientes -Oleg Kashin u Alexander Plyushchev- anunciaron ayer que recurrirían al Tribunal Europeo de Derechos Humanos la propuesta de bloqueo de Telegram. Previamente habían presentado -sin éxito- una queja en Rusia contra el FSB reclamando que las amenazas a Telegram y a otras herramientas de encriptado violaban el derecho de confidencialidad de las fuentes.

 

En un informe de 2015, el Ralator Especial de Naciones Unidas, David Kaye, afirmó que las herramientas de encriptado eran esenciales para la libertad de expresión y la libertad de prensa, e hizo un llamamiento a los gobiernos a limitarse a restringir esta mensajería encriptada de una forma específica y proporcionada, y a abstenerse de tomar medidas excesivas, como insistir en pedir las claves de encriptado.

 

Rusia ocupa el puesto 148 de los 180 países que conforman la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.


Consulta más información sobre la situación de la libertad de prensa en Rusia en el Informe Anual elaborado por RSF-España.