RUSIA | Cierra el semanario independiente Novye Kolesa, incapaz de resistir el acoso de las autoridades

05.04.2018 21:03

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena la inaceptable persecución del gobierno ruso contra Novye Kolesa, la principal publicación independiente en el enclave de Kaliningrado (oeste de Rusia). El semanario ha acabado por anunciar que su número de este jueves es el último.

 

Durante sus 23 años de existencia, Novye Kolesa ha aguantado todo tipo de presiones, pero el acoso durante los últimos cinco meses no conoce precedentes. Su director fue detenido, parte de sus equipos requisados, perdió a sus anunciantes, ha sido llevado a juicio de forma reiterada y las advertencias de la autoridad reguladora abrieron el camino para una futura retirada de su licencia.

 

La estocada final la han dado la expulsión de Novye Kolesa de las redes de distribución de prensa y la repentina decisión de la imprenta de que rescindía el contrato al semanario. Fue el director en funciones, Yuri Grozmani, quien anunció el miércoles 4 de abril que el número de este jueves sería el último.

 

La edición anterior fue retirada de los puntos de venta poco después de su publicación, el 29 de marzo. Según explicaron al semanario los testigos, personas no identificadas acudieron a los quioscos, se incautaron de todas las copias a la venta y amenazaron a los vendedores. Después, representantes de la distribuidora dieron órdenes de esconder los demás ejemplares.

 

La historia en portada de ese número trataba sobre la muerte de un detenido de Kaliningrado. El artículo sugería que había sido torturado hasta la muerte por el Servicio Federal de Seguridad (FSB) e incluía fotos de los agentes del FSB supuestamente involucrados.

 

Ahora, los distribuidores afirman que no era rentable vender Novye Kolesa, a pesar de que cada edición solía agotarse a los pocos días. La imprenta dio los mismos motivos para su repentina decisión del miércoles de rescindir su contrato. Grozmani acusó al gobernador de Kaliningrado, Anton Alikhanov, de "presionar a los circuitos comerciales".

 

El director de Novye Kolesa, Igor Rudnikov, no ha podido defender su periódico porque está en la cárcel desde principios de noviembre. El 29 de marzo, un tribunal de Moscú extendió su detención preventiva durante otros dos meses. Célebre por sus valientes reportajes de investigación sobre la corrupción y la política local, lo acusan de extorsión, un cargo que RSF considera que es un montaje.

 

"Las autoridades han hecho todo lo posible por silenciar a Novye Kolesa y a su director", señala Johann Bihr, responsable del departamento de Reporteros Sin Fronteras para Europa del Este y Asia Central. "Su destino dice mucho sobre el estricto control que ahora se impone a los medios en una región que hasta hace poco era considerada una de las menos hostiles al periodismo".

 

"Exigimos a las autoridades que acaben con este hostigamiento, que constituye un claro acto de censura. Deben permitir que Novye Kolesa reanude sus actividades, poner en libertad a Igor Rudnikov sin demora y suspender todos los procedimientos judiciales contra él y sus colegas".

 

Rudnikov se expone a hasta 15 años de prisión por un presunto intento de chantaje al general Victor Ledenev, el jefe local del Comité de Investigación, que se encarga de investigar los crímenes más graves en Rusia.

 

Los abogados de Rudnikov aseguran que no hay pruebas contundentes contra él y que el caso está plagado de errores de procedimiento. Sus colegas señalan que el general Ledenev protagonizó una historia de Novye Kolesa en junio de 2017 sobre propiedades inmobiliarias no declaradas, y que, por lo tanto, tenía todas las razones imaginables para querer dejar a Rudnikov fuera de juego.

 

La situación de los medios de comunicación de Kaliningrado ha empeorado dramáticamente desde que Alikhanov, un joven presuntamente cercano a los círculos en torno a Vladimir Putin, se convirtiera en gobernador, en septiembre de 2017. En medio de las crecientes amenazas y enjuiciamientos, la emisora estatal ha adoptado una línea editorial más agresiva hacia los medios independientes.

 

Varios medios de comunicación han decidido cerrar, mientras que otros se han vuelto menos críticos con las autoridades locales. Kaliningrado es una de las 11 ciudades rusas sedes de los partidos del Mundial de la FIFA de este verano.

 

Rusia ocupa el puesto 148, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017 elaborada por RSF. Más, en el  Informe Anual  de la organización.