REINO UNIDO | RSF urge a Theresa May a defender la libertad de prensa ante los presidentes Trump y Erdogán

26.01.2017 18:22
 
 
 
El secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire, ha escrito a la Primera Ministra de Reino Unido, Theresa May, con motivo de sus reuniones bilaterales con Estados Unidos y Turquía, para pedir a la mandataria británica que recuerde el respeto a la libertad de prensa como valor fundamental de su país. RSF insta a May a abordar con sus interlocutores la delicada situación de los medios de comunicación en EE.UU. y Turquía.
 
 
 
Primera Ministra Theresa May
 
10 Downing Street
Londres
SW1A 2AA
 
26 de enero de 2017
 
Estimada Primera Ministra
 
Le escribo en nombre de Reporteros Sin Fronteras para urgirla a no perder la oportunidad de abordar la situación de los derechos humanos en EE.UU. y Turquía en su próxima reunión con el Presidente Trump y el Presidente Erdogán. De diferentes maneras, los ataques verbales del Presidente Trump a los periodistas y el ataque masivo a los medios de comunicación turcos del Presidente Erdogán, suponen violaciones a la libertad de prensa, uno de los valores fundamentales del Reino Unido. 
 
En Estados Unidos, desde que Donald Trump asumiera la presidencia del Estado, hace una semana, su administración ya ha protagonizado un ataque coordinado a la prensa, demostrando un claro desprecio a los hechos. En su primer día de mandato, Trump calificó a los periodistas entre los seres humanos “más deshonestos de la faz de la tierra”, mientras el Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, insinuó que la prensa informó de forma deliberadamente falsa en la cobertura de la jornada inaugural de la presidencia Trump.
 
 
En Turquía, la situación de la libertad de prensa se ha deteriorado abruptamente desde la declaración del estado de Emergencia hace aproximadamente seis meses. Desde Junio de 2016, las autoridades turcas han encarcelado a un centenar de periodistas sin juicio previo, han cerrado 149 medios de comunicación, han retirado 775 acreditaciones de prensa, retirado pasaportes a periodistas y confiscado sus equipos sin ninguna justificación. 
 
El representante de Reporteros Sin Fronteras en Turquía, Erol Önderoglu, es uno más de las decenas de periodistas juzgados por su trabajo. Önderoglu está acusado en un juicio con un grupo de periodistas y defensores de los derechos humanos por “propaganda antiterrorista” tras participar en una campaña de apoyo al periódico en lengua kurda Özgür Gündem, cerrado por las autoriades. La próxima audiencia del juicio tendrá lugar el 21 de marzo.  
 
Otro conocido periodista, anterior editor del diario Cumhuriyet, Can Dündar, sigue en riesgo pese a haberse exiliado y haberse visto forzado a abandonar Turquía por su seguridad tras ser condenado a cinco años y diez meses de prisión por cargos de difundir secretos de Estado. Su mujer Dilek Dündar, está retenida en Turquía. Las autoridades le cancelaron el pasaporte sin explicación el pasado mes de agosto, cuando se disponía a salir del país. Periodistas como Dündar se enfrentan ahora a otro peligro, que se les retire la nacionalidad turca bajo el Decreto Ley 680 que ha entrado en vigor el 7 de enero. 
 
Gracias por su atención a estos preocupantes hechos, que le urgimos a abordar en sus reuniones de alto nivel con Estados Unidos y Turquía. Reino Unido debe dejar claro que la libertad de prensa importa en sus relaciones bilaterales y que exigirá a sus socios que respeten sus propias leyes y las obligaciones internacionales adquiridas. 
 
 
Atentamente,
 
Christophe Deloire
Secretario General
Reporteros Sin Fronteras