REINO UNIDO | Nueva propuesta de ley para encarcelar a periodistas como 'espías' por acceder a filtraciones

14.02.2017 15:43

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su profunda preocupación por las nuevas propuestas ley en Reino Unido que amenazan con castigar a los periodistas con hasta 14 años de cárcel por obtener filtraciones de material oficial y que facilitarían calificar como “espías” a denunciantes, periodistas, y defensores de derechos humanos.

 

En un documento de consulta de 326 páginas recientemente publicado bajo el título de “Protección de Datos Oficiales” (Protection of Official Data), la Comisión de Derecho propone sustituir la Ley de Secretos Oficiales por una "Ley de Espionaje" actualizada. Aunque la propuesta se ha abierto para una consulta pública hasta el 3 de abril, la Comisión desarrolló las recomendaciones iniciales sin aportaciones significativas de ONG y medios de comunicación, dejando fuera a los principales interesados en un asunto serio y de interés público.

 

Según lo propuesto, la ley redefiniría el espionaje como un acto "capaz de ser cometido por alguien que no sólo comunica la información, sino también por una persona que la haya obtenido o la recoja". No habría "ninguna restricción sobre quién puede cometer el delito", y la máxima pena de prisión por esos delitos se incrementarían de dos años a la asombrosa cifra de 14 años. El ámbito de aplicación de la ley también se ampliaría para incluir información que dañe el "bienestar económico".

 

"La actitud cada vez más hostil del gobierno británico hacia los periodistas y denunciantes es alarmante, sobre todo vito en el contexto de otra serie de preocupantes movimientos contra la libertad de prensa en los últimos meses", dijo Rebecca Vincent, directora de la Oficina de Reporteros Sin Fronteras en el Reino Unido.

 

"La amenaza de ser etiquetado como espía y de pasar una larga temporada en la cárcel por hacer un trabajo periodístico legítimo sería un impedimento grave para muchos periodistas y tendría un efecto negativo significativo en los medios de comunicación, lo que restringe el derecho del público a acceder a la información".

 

Las nuevas recomendaciones siguen una reciente consulta pública sobre la problemática Sección 40 de la Ley de Delitos y Tribunales de 2013 relativas a la regulación de prensa, cuya derogación pidieron Reporteros Sin Fronteras y English PEN.

 

En diciembre se dio otro precedente: la amenazante Ley de Poderes de Investigación, descrita por la coalición Don’t Spy on Us (=no nos espiéis) como "la ley de vigilancia más extrema de la historia del Reino Unido". RSF ha advertido que la ley podría servir como una "sentencia de muerte para el periodismo de investigación" en el Reino Unido. En combinación con la nueva propuesta de Ley de Espionaje, la amenaza para el periodismo de investigación es aún más alarmante.

 

El Reino Unido ocupa el puesto 38, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.