PREMIOS | Reporteros Sin Fronteras recibe el Premio APIA 2016 de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental

15.12.2016 12:39

 

La presidenta de Reporteros Sin Fronteras España, Malén Aznárez, recogió este 14 de diciembre en Madrid el Premio Via Crucis de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental, APIA. Este galardón representa una llamada de atención sobre la situación de los periodistas perseguidos por  denunciar atentados contra el medio ambiente.

 

En un acto celebrado en el Gabinete de Historia Natural de Madrid, esta organización de periodistas españoles dedicados a la información ambiental entregó los APIA 2016 a dos organizaciones sin ánimo de lucro: la fundación FUHEM, que recibió el premio Via APIA por divulgar en España información clave en materia ambiental, y Reporteros Sin Fronteras, distinguidos con el premio Via Crucis.

 

Al recibir el premio de manos de la presidenta de APIA, Clara Navío, Malén Aznárez  recordó que en cinco años, entre 2010 y 2015, “diez periodistas medioambientales fueron asesinados, casi todos en el sur Asia”, y que “los asesinatos más brutales ocurrieron en la India, donde dos periodistas fueron quemados vivos por sus investigaciones”.

 

La presidenta de RSF España denunció el acoso y los malos tratos que los periodistas ambientales sufren en China –“como todos los disidentes”-, la República Democrática del Congo –“por las minas”, o en Latinoamérica, donde se les persigue, “en la mayoría de los casos, por denunciar contrabando de maderas preciosas, actuaciones ilegales de empresas mineras o  hidroeléctricas, deforestaciones ilegales o contaminaciones diversas”.

 

Por su parte, Clara Navío llamó la atención sobre el hecho de que “en una escala diferente, estas situaciones también se viven en España, donde los periodistas molestos son, en ocasiones, presionados y apartados por los pequeños y grandes grupos de presión”.

 

Reporteros Sin Fronteras ha condenado en numerosas ocasiones la violencia que sufren periodistas de información ambiental de todo el mundo, cada vez más expuestos a presiones, amenazas y agresiones. En noviembre de2015, RSF difundió el informe “Clima hostil para los periodistas ambientales”, que señala el constante deterioro de la situación para estos informadores y cifra en una decena los asesinatos de periodistas medioambientales desde 2010.