MYANMAR - BIRMANIA | Carta abierta de RSF a Daw Aung San Suu Kyi

10.09.2018 14:11

 

Una semana después de la condena a siete años de cárcel a los periodistas de Reuters,Wa Lone y Kyaw Soe Oo, Reporteros Sin Fronteras ha escrito a líder del gobierno birmano, Daw Aung San Suu Kyi, para pedirle que ponga fin a su silencio e interceda en favor de estos dos periodistas


Daw Aung San Suu Kyi

Consejera de Estado

Ministra de Exteriores

Ministra de la Oficina del Presidente
de la República de la Unión de Myanmar


Naypyitaw, Myanmar

Paris, 6 de septiembre 2018

Estimada Consejera de Estado,

 
La semana pasada se sentenció a siete años de cárcel a los periodistas de Reuters, 
Kyaw Soe Oo y Wa Lone, en base a una falsa acusación de violar la Ley de Secretos de Estado. Ambos han pasado ya nueve meses en prisión provisional. 


Sú único delito fue investigar, en septiembre de 2017, la masacre a civiles de la comunidad Rohingya por parte del Ejército birmano. Intentando aclarar lo ocurrido con esta terrible limpieza étnica del Ejército y sus auxiliares en el estado de Rakhine, informaron de ejecuciones sumarias, tumbas comunes, incendios de pueblos y sistemáticos esfuerzos por eliminar todas estas atrocidades.

 

Como usted sabe, la policía tendió una trampa a los reporteros, como reconoció el capitán de policía Moe Yan Naing,el 20 de abril. El resultado de su reporterismo de investigación forzó a las fuerza armadas a reconocer la realidad de la masacre en Inn Dinn, y siete soldados fueron condenados a diez años de cárcel por su participación en los hechos.

 

Queremos manifestarle nuestra profunda tristeza por su único posicionamiento sobre estos periodistas en una entrevista para la NKH en junio, donde simplemente dijo que “no habían sido detenidos por cubrir el tema de Rakhine” sino “porque habían roto la Ley de Secretos de Estados” y que ello concierne “únicamente al sistema judicial y es éste el que tiene que decidir”. Su inocencia es sin embargo obvia.

 

RSF le escribió el 7 de septiembre de 2017 pidiéndole que usara su autoridad moral para garantizar la libertad de los periodistas para ejercer su profesión en Myanmar. Usted respondió con el silencio. Su respuesta a la petición de periodistas birmanos y extranjeros fue el silencio. Su respuesta a las peticiones de la comunidad internacional fue el silencio.

 

¿Cómo puede entenderse el silencio sobre estos dos periodistas a princios de la semana pasada? ¿Qué credibilidad puede tener la independencia del sistema judicial en Myanmar después de esta farsa? A todos los que le han cuestionado sobre este tema les ha respondido con “furia”. Como en enero, cuando el diplomático estadounidenses Bill Richardson, uno de sus más antiguos simpatizantes, se vio obligado a dimitir de su consejo internacional de asesores después de que describiera a Wa Lone y Kyaw Soe Oo como “traidores.”


¿En qué lugar eran traidores los periodistas que cubrían la supresión por parte de la junta militar del movimiento democrático en 1988 del que usted formó parte? ¿Eran traidores los periodistas que difundían sus llamamientos a la democracia en los 15 años que pasó usted bajo arresto domiciliario? ¿Eran traidores los periodistas cuando celebraron la llegada de la democracia con la victoria de su partido en 2015 y su nombramiento como jefa del gobierno en 2016?


Reconocida con el Premio Sájarov en 1990 y el Premio Nobel de la Paz en 1991, ha sido usted reconocida como una abogada de la democracia y ha defendido usted los fundamentos de ésta con una gran visión. Cuando fue usted puesta en libertad en 2010 afirmó que “la base de la libertad democrática es la libertad de expresión”. Al año siguiente usted reafirmó a RSF su compromiso con la libertad de prensa. 

 

Desde el final de su arresto domiciliario, usted ha dicho en varias ocasiones que rechaza el estatus de icono y que se ve a si misma como una política que busca resultados concretos para ayudar a su pueblo. Somos conscientes de las circunstancias políticas en Myanmar que la fuerzan a buscar compromisos con los representantes Tatmadaw.


Pero nada, absolutamente nada, la fuerza como máxima líder del gobierno de Myanmar, a mantener este silencio. Nada la fuerza a referirse a la cobertura periodística de lo que sucede en el estado de Rakhine como un “gran iceberg de desinformación”. Nada la fuerza a permanecer en la historia como alguien que traicionó los ideales en los que se basaba su reputación”.


Por este motivo le urgimos a interceder inmediatamente para obtener la libertad de estos dos periodistas de Reuters. Uno de sus aliados cercanos, el Presidente Win Myint, tiene el poder de conocerles el perdón.


Usted tiene la habilidad de actuar en apoyo de los valores que tan valientemente ha defendido tanto tiempo.

Atentamente

 

Christophe Deloire

Secretario General de Reporteros Sin Fronteras

 


Myanmar ocupa el puesto 137 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.


Consulta más información sobre Myanmar en el Informe Anual elaborado por RSF-España.