MAURITANIA | Queda en libertad el bloguero condenado a muerte en 2014, Cheikh Ould Mohamed

10.11.2017 20:00

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su alivio por la puesta en libertad, este 9 de noviembre, de Cheikh Ould Mohamed, el bloguero mauritano condenado a muerte en 2014 por "blasfemar" del Profeta en un su blog.

 

Detenido durante los últimos tres años, Mohamed Cheikh Ould Mohamed quedó en libertad después de que un tribunal de apelación de la ciudad norteña de Nouadhibou redujera su condena a dos años de prisión. No obstante, los fiscales apelaron contra la decisión del tribunal por considerarla demasiado indulgente.

 

El duro periplo judicial de Mohamed Cheikh Ould Mohamed comenzó cuando un tribunal penal de Nouadhibou lo declaró culpable de apostasía y lo condenó a muerte en diciembre de 2014, a pesar de que el bloguero hizo una disculpa pública y negó su intención de insultar al Profeta en su blog en diciembre de 2013.

 

El 21 de abril de 2016, un tribunal de apelación de Nouadhibou ratificó la pena de muerte, pero cambió el cargo por el que se condenaba por el de "ateísmo" y solicitó al Tribunal Supremo de Mauritania que se pronuncie sobre la sinceridad del arrepentimiento profesado.

 

La Corte Suprema remitió el caso a un tribunal de apelación diferente, el que finalmente emitió su fallo este jueves. Además de imponerle a Mohamed una pena de dos años de cárcel, el tribunal le multó con 60,000 ouguiyas (unos 150 euros).

 

Sin embargo, los fiscales presentaron este viernes un recurso contra esta decisión, diciendo que era demasiado indulgente, y pidieron de nuevo la pena de muerte para Mohamed.

 

"Es un alivio saber que Mohamed Cheikh Ould Mohamed por fin es libre y esperamos que no sea sometido a otro juicio como resultado de la apelación de la fiscalía ante la Corte Suprema", señala la redactora jefe de Reporteros Sin Fronteras, Virginie Dangles.

 

"Este bloguero nunca debería haber tenido que pasar tres años de su vida en prisión por lo que escribió. Su caso ha dividido profundamente a la sociedad mauritana; instamos a las autoridades a que no pierdan el tiempo y a que hagan lo que sea necesario para protegerlo", añade.

 

La abogada de Mohamed duda de si será seguro para su cliente permanecer en Mauritania, dado el clima hostil y el hecho de que los fiscales vuelven a pedir la pena de muerte.

 

Cada vez que el caso se ha presentado ante un tribunal, miles de personas se han manifestado para exigir la pena de muerte. Hace una semana, tuvo lugar otra manifestación callejera hostil en la capital mauritana, Nouakchott.

 

En Mauritania no se ejecuta a nadie desde 1987 y Mohamed ha sido la primera persona condenada a muerte en su país por apostasía. RSF y otras organizaciones defensoras de la libertad de expresión han pedido incesantemente su liberación durante los últimos tres años.

 

En los últimos años, Mauritania ha sufrido retrocesos en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que publica Reporteros Sin Fronteras. En la actualidad, ocupa el puesto 55 entre 180 países. Más información, en el Informe Anual de la organización.