MALDIVAS | Agresiones y acoso a periodistas tras declararse el estado de emergencia

06.02.2018 19:42

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) pide que se ponga fin al hostigamiento y las amenazas contra los periodistas en Maldivas después de que el gobierno intentase evitar la cobertura de actividades de la oposición. Esto se ha producido tras una sorprendente decisión del Tribunal Supremo la semana pasada que acabó con la proclamación el estado de emergencia este lunes.

 

La libertad de prensa ha sido violada de forma reiterada en Maldivas desde que el Tribunal Supremo anunciase su decisión, el 1 de febrero, de que los políticos de la oposición detenidos debían ser puestos en libertad.

 

Los periodistas, especialmente los del canal de televisión de la oposición Raajje TV, fueron víctimas de agresiones por parte de la policía, especialmente cuando cubrían las jubilosas manifestaciones de la oposición. Se utilizó gas lacrimógeno de manera indiscriminada contra los trabajadores de los medios de comunicación y el reportero  del diario digital Sun  Muaviyath Anwar afirmó que un policía lo golpeó con una porra cuando le mostró su carnet de prensa.

 

"Este gobierno debe parar sus graves violaciones a la libertad de información", señala Daniel Bastard, jefe del departamento de Asia y el Pacífico de Reporteros Sin Fronteras. "En medio de la tensión política actual, es esencial que los periodistas puedan hacer su trabajo con total libertad".

 

"La proclamación de un estado de emergencia no debe utilizarse como fundamento para infringir la libertad de prensa. En lugar de estigmatizar a los medios independientes, las autoridades deben comprender que permitir a los periodistas publicar información de interés para el público es la mejor manera de evitar una escalada".

 

Después de la decisión del Tribunal Supremo, Ismail Sofwan, miembro de la Maldives Broadcasting Commission, que controla los medios audiovisuales, lanzó una advertencia a las televisiones comerciales y las amenazó con el cierre si sus informaciones ponían en peligro la "seguridad nacional".

 

Entretanto, un alto cargo del partido gobernante, Abdul Raheem Abdullah, pidió a las fuerzas de seguridad que cerraran de inmediato a Raajje TV . La cadena llevaba varios días recibiendo amenazas.

 

El gobierno del presidente Abdulla Yameen ha estado bajo presión desde que la Corte Suprema decidió que anulaba la condena de presos políticos y ordenaba la reincorporación de una docena de parlamentarios de la oposición que habían sido despojados de sus escaños.

 

El gobierno ha estado tratando de evitar la cobertura mediática de las manifestaciones posteriores. Se cerró el parlamento y se despidió a los sucesivos jefes de policía para evitar que se cumpliera la decisión del Tribunal Supremo.

 

En un intento por amordazar a los presos políticos, el Servicio Correccional de Maldivas ya lanzó un comunicado el 29 de enero en el que advertía que iniciaría procedimientos judiciales contra periodistas y medios de comunicación que dieran declaraciones de detenidos.

 

Reporteros Sin Fronteras expresa su alarma por la disminución de la libertad de información y el aumento de la violencia contra los periodistas en Maldivas. Yameen Rasheed, un influyente bloguero, fue asesinado a puñaladas en su casa en abril de 2017, probablemente víctima de censura debido a su cobertura de la corrupción gubernamental. Todavía no ha habido ninguna investigación creíble sobre su muerte.

 

Maldivas ocupa el puesto 117, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017 de Reporteros Sin Fronteras.