MALASIA | La justicia condena a Lena Hendry por proyectar un documental sobre la guerra civil de Sri Lanka

22.03.2017 19:57
 
 
 
Reporteros Sin Fronteras (RSF) y la organización Periodistas para la Democracia en Sri Lanka (JDS) condenan la sentencia impuesta en apelación a la defensora de derechos humanos Lena Hendry por proyectar en un espacio público en Kuala Lumpur una película sobre la guerra civil de Sri Lanka.
 
 
Ha sido hallada culpable de violar el artículo 6 (1) (b) de la legislación que censura los contenidos de películas, por proyectar el documental del periodista británico Callum Macrae, “No Fire Zone: The Killing Fields of Sri Lanka”, sin el previo consentimiento de las autoridades de censura del país. La Ley contempla posibles penas de hasta tres años de cárcel y 4.000 euros de multa.
 
 
La policía interrumpió el visionado público de la película organizado por Hendry, el 2 de julio de 2013, y la detuvo junto a otros dos activistas que, al contrario que ella, fueron puestos en libertad sin cargos.
 
 
Hendry fue inicialmente absuelta por un tribunal de Kuala Lumpur, el 10 de marzo de 2016, pero la fiscalía recurrió el veredicto. Durante la audiencia la defensa mostró varios documentos que demostraban la presión del Gobierno de Sri Lanka a las autoridades de Malasia para que juzgaran a Hendry.
 
 
“Como mostraron los abogados de la defensa, Lena Hendry ha sido condenada como una represalia política”, afirma Benjamin Ismaïl, responsable de la oficina de Asia-Pacífico de Reporteros Sin Fronteras.
 
 
“En lugar de alentar a difundir un documental clave sobre la guerra civil en Sri Lanka, en la que murieron miles de civiles, las autoridades de Malasia se dejan presionar por el Gobierno de Sri Lanka para censurar un tema de interés público”, añade.
 
 
Ismaïl hace un llamamiento: “Urgimos a las autoridades judiciales a anular la condena a Hendry, que constituye una grave violación de sus derechos fundamentales -el derecho a informar y la libertad de expresión”. 
 
 
Desde su estreno en 2013, la película ha sido proyectada en Europa, América y otras regiones de Asia sin ninguna censura. Incluso ha sido proyectada en Kuala Lumpur durante una rueda de prensa internacional sobre anticorrupción en 2015 y se ha llego a organizar una proyección especial para los miembros del Parlamento y  de la sociedad civil de Malasia.
 
 
“Los ciudadanos del mundo que buscan la verdad deben apoyar a Lena Hendry y pedir a las autoridades de Malasia que pongan fin a esta caza de brujas política”, afirma el coordinador de JSD, Bashana Abeywardane.
 
 
“Condenando a Henry, las autoridades de Malasia están mermando la libertad de expresión y el derecho a la libertad de información, además de contribuir a ocultar la verdad sobre las grandes atrocidades cometidas por las fuerzas de seguridad de Sri Lanka contra los Tamiles durante la guerra civil”. 
 
 
RSF y JDS también piden que ser derogue la legislación que censura de los contenidos de las películas y criminaliza el ejercicio del derecho a informar, además de promover la autocensura. La autoridad que regula los contenidos a censurar otorga además al Gobierno un control total.
 
 
Malasia ocupa el puesto 147 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.
 
 
Consulta más información sobre la situación de la libertad de información en Malasia en el Informe Anual elaborado por RSF-España.