LÍBANO | La condena a Rami Aysha, una confusión que amenaza la libertad de información

11.12.2013 16:58

 

Reporteros sin Fronteras y ONG de derechos humanos Alkarama, con sede en Suiza, lamentan la condena de dos semanas de cárcel que un tribunal militar de Beirut impuso, el 9 de diciembre, al periodista Rami Aysha, acusado de comprar de armas de fuego. Dicha pena sustituye a la condena de seis meses que recibió cuando fue juzgado en rebeldía el mes pasado.

 

Aysha, que asistió a la audiencia, salió en libertad del tribunal, pasó un mes detenido tras su arresto  en agosto de 2012.

 

Reporteros Sin Fronteras y la organización Alkarama recuerdan que "incluso tratándose de una sentencia corta ya cumplida, es preocupante que el tribunal militar no haya sido capaz de revocar la condena de Aysha. Instamos al Tribunal Supremo de Líbano, ante al que apeló este martes, a revocar la condena y a reconocer su inocencia, tal como él mismo solicitó ante el fiscal general militar durante la audiencia 9 de diciembre.

 

"Aysha fue arrestado mientras trabajaba en un reportaje sobre el tráfico de armas. Es crucial que las autoridades judiciales distingan entre el periodismo de investigación y la participación en una actividad ilegal. Cualquier confusión entre ambos constituye una grave amenaza para el futuro de la libertad de información en el Líbano".

 

Reporteros Sin Fronteras y Alkarama también condenan toda utilización de tribunales militares para juzgar a periodistas y otros civiles.

 

En un comunicado de prensa el 6 de diciembre, ambas organizaciones condenaron la sentencia de cárcel de seis meses impuesta a Aysha en rebeldía el 25 de noviembre, cuando estaba de viaje en el extranjero.

 

En la audiencia del martes en el Tribunal Supremo, el presidente de la corte admitió la petición de los abogados de Aysha de examinar el caso con detalle. La siguiente audiencia ha sido fijada para el 16 de diciembre.