IRÁN | Dos periodistas detenidos, apaleados y puede que en coma

23.02.2018 19:04

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su profunda preocupación por el destino de dos periodistas que fueron detenidos durante los violentos enfrentamientos entre la policía y miembros de una orden religiosa sufí llamada Derviches Gonabadi. Los periodistas fueron golpeados y, según algunas fuentes, ahora se encuentran en estado de coma.

 

Al menos siete personas murieron, entre ellos tres policías, durante los tres días de enfrentamientos, del 19 al 21 de febrero, en el distrito de Pasdaran, al norte de Teherán. Alrededor de cien personas resultaron heridas y se produjeron más de 300 detenciones.

 

Entre los detenidos se encontraban Reza Entesari y Kasra Nouri,  dos reporteros del diario digital sufí Majzooban Nor y otros empleados de la publicación, como Faezeh Abdipour. Este medio es la única fuente independiente de información sobre los derviches de Gonabadi y ha estado publicando informaciones y vídeos sobre la violencia de la policía y los milicianos vestidos de paisano.

 

Los testigos apuntan que ambos periodistas fueron duramente golpeados y detenidos la noche del 19 de febrero. Las autoridades aún no han emitido ninguna declaración sobre su arresto y aún no han informado a las familias sobre el lugar de detención ni sobre su estado actual.

 

Según varios detenidos que fueron liberados en las últimas 48 horas, los periodistas fueron llevados al hospital de la policía Imam Sajad en Teherán poco después de su detención porque su estado físico empeoraba. Algunas de las fuentes señalan que ahora están en coma.

 

"Nos preocupa muchísimo el estado físico de estos dos periodistas", asegura Reza Moini, responsable del departamento para Irán de Reporteros Sin Fronteras. "La falta de transparencia y el que se les deniegue justicia por su arresto y hospitalización es inaceptable. Recordamos a los altos funcionarios del régimen su deber. Se han comprometido a respetar los pactos internacionales de derechos humanos. Son los responsables de la vida de estos periodistas".

 

Entesari y Nouri ya habían sido detenidos y encarcelados varias veces en el pasado, cuando los derviches Gonabadi eran perseguidos por los fundamentalistas del régimen durante la última década.

 

Irán, uno de los regímenes más autoritarios del mundo, ocupa el puesto 165, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017 de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.