IRAK | Referéndum en el Kurdistán iraquí: los medios, en el centro de las tensiones

29.09.2017 12:24

 

Tras el histórico referéndum del Kurdistán iraquí el 25 de septiembre y la consiguiente tensión a nivel local, regional e internacional, Reporteros Sin Fronteras (RSF) recuerda al Gobierno Regional de Kurdistán (KRG) la necesidad de salvaguardar el derecho a la crítica y en lo que ahora es un entorno político cada vez más incierto.

 

En particular, RSF insta a las autoridades del KRG a preservar el pluralismo de los medios de comunicación y la pluralidad de opiniones, así como a proteger a los periodistas locales e internacionales que cubren los diversos acontecimientos en la región.

 

 "Las autoridades no deben descuidar el derecho del público a acceder a noticias e informaciones independientes así como el derecho a expresar opiniones críticas sobre asuntos de interés general, derechos que son esenciales para el debate democrático", recuerda Alexandra El Khazen, responsable para Oriente Medio de Reporteros Sin Fronteras.

 

RSF ha recopilado una lista de violaciones de la libertad de información en el Kurdistán en el día del referéndum y de las semanas anteriores, y su repercusión más allá de las fronteras de Kurdistán.

 

Medios en el punto de mira

 

El día del referéndum, el Consejo Superior de Radio y Televisión de Turquía (RTÜK) ordenó al operador turco de satélites Turksat que dejara de transmitir Rudaw TV, un canal de televisión  favorable al KRG, y prohibió la transmisión de otros dos canales de televisión kurdos, Kurdistán 24 y Waar TV, alegando que eran "peligrosos para los intereses nacionales turcos".

 

En el Kurdistán, en la ciudad de Erbil, se impidió que cuatro periodistas de NRT TV entraran en tres colegios electorales (en las escuelas de Zhilwan, Qazi Mohamed y Barzani Namir). También fueron excluidos del Hotel Rotana, donde votaron varios políticos.

 

Desde 2015, el gobernante Partido Democrático del Kurdistán (KDP) ha tenido en su punto de mira a NRT TV, y su propietario, Shaswar Abdulwahid, hizo campaña contra el referéndum. Además de ser suspendido durante ocho horas en vísperas del referéndum, ha sido objeto de varios ataques y restricciones en las últimas semanas.

 

A un equipo de la NRT TV se le impidió cubrir la llegada del presidente del KRG (y líder del KDP), Masoud Barzani, a Sulaymaniyah, el 20 de septiembre. La oficina de NRT TV en el distrito de Ainkawa de Erbil fue atacada por las fuerzas de seguridad en agosto, justo cuando estaba a punto de abrir un nuevo estudio diseñado para difundir programas relacionados con el referéndum.

 

Cinco días después, NRT TV fue suspendida por una semana en todas las ciudades de la región por orden del ministerio de cultura. Y el 31 de agosto, pistoleros partidarios del referéndum amenazaron a los empleados del canal en Duhok y derribaron un cartel de la cadena.

 

A otros dos canales de televisión kurdos, Roj News y KNN, también se les impidió cubrir el discurso que el presidente Barzani pronunció en la ciudad de Kirkuk, el 12 de septiembre. Tampoco se permitió en varias ocasiones que ambos medios, además de a Payam TV, cubrieran los mítines sobre el referéndum en el Kurdistán e incluso los organizados por la delegación del referéndum del Kurdistán en Bagdad.

 

Periodistas amenazados

 

Mientras que el referéndum recibía una gran cobertura mediática internacional, los periodistas y activistas locales cuya cobertura se consideraba crítica eran intimidados por pistoleros no identificados o por las fuerzas de seguridad.

 

Mohamad Wali, cámara de Roj News (que apoya al Partido de los Trabajadores del Kurdistán de Turquía, el PKK), fue detenido el 20 de septiembre mientras cubría una protesta contra la visita del Presidente Barzani a Sulaymaniyah. Su equipo fue incautado y fue retenido durante ocho horas.

 

Ahmed Shingaly, un periodista kurdo de origen yazidí, informó en Facebook el 6 de septiembre de que cuatro hombres armados habían destrozado una de las ventanas de su coche mientras estaba aparcado fuera de su casa. Según señaló, era probable que el ataque se tratase de una represalia por sus artículos sobre la comunidad yazidí y sus críticas a la corrupción del gobierno y sobre ciertos funcionarios corruptos.

 

Hoshang Kareem, presentador de un programa político diario llamado "Your Opinion" en Rega TV, afiliada al Partido Comunista , recibió una llamada durante el programa el 31 de agosto de una persona que amenazó con matarlo y se identificó como miembro de una unidad de élite peshmerga.

 

Sherwan Sherwani, periodista crítico que apoyó activamente la campaña del "No al referéndum", informó en Facebook el 14 de agosto de que se había escondido porque había sido amenazado y porque las fuerzas de seguridad lo estaban buscando.

 

Ibrahim Abbas, periodista independiente que fue despedido de la oficina de prensa del presidente Barzani el año pasado y que recientemente se mostró muy crítico con el gobierno, especialmente con el primer ministro Nechirvan Barzani, fue golpeado por hombres armados no identificados el 11 de julio en Erbil. Se le detuvo brevemente y se le amenazado en Erbil, en mayo, por lo que estaba publicando en las redes sociales.

 

En junio, alrededor de 100 periodistas y activistas firmaron una declaración en la que criticaban la decisión de celebrar el referéndum en un momento tan grave para el entorno político, económico y de seguridad y en la que también expresaban su preocupación por las posibles repercusiones a nivel nacional, regional e internacional.

 

El referéndum fue, efectivamente, prohibido por el Tribunal Supremo de Irak y criticado por una serie de países, entre ellos Turquía, Irán, Siria y Estados Unidos. También fue condenado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

 

Irak ocupa el puesto 158, entre 180 países, en la Clasificación Mundial 2017 de la libertad de prensa que publica Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.