INFORME RSF #RespectPressCAT | 02/12 | Un movimiento muy activo en Internet

13.10.2017 18:59

 

El “procés” soberanista se ha nutrido, desde sus inicios, de un apoyo muy visible en las redes sociales. Las informaciones sobre su evolución son seguidas de cerca por un buen número de usuarios muy activos, que prestan especial atención a los artículos que escriben sobre el tema los corresponsales extranjeros en España. “El món ens mira” (el mundo nos mira) es uno de los lemas que han quedado asociados al movimiento independentista, sabedor de que el apoyo internacional es clave en el éxito de su causa. “Hay un enorme interés por las informaciones relativas a Cataluña y éstas tienen una gran repercusión, casi siempre se suelen magnificar”, explica Mathieu de Taillac, corresponsal en Madrid del diario francés Le Figaro. “En las redes sociales, especialmente en Twitter, en cuanto escribimos algo acerca del tema, sabemos que se nos va a interpelar de un modo u otro, porque genera susceptibilidades. En ocasiones, llega a ser un poco obsesivo”, añade.

 

La sensación de que, escriban lo que escriban, sus informaciones son observadas con lupa, tanto por los seguidores como por los líderes del movimiento independentista, y de que van a ser ignoradas (si no gustan) o usadas (si gustan) para ensalzar el “procés” es casi generalizada entre los corresponsales. “Están atentos a todo lo que se publica, ya que entiendo que es su manera de aprovechar la comunicación para tener más peso en el debate”, afirma Elise Gazengel, colaboradora en Barcelona del canal France2 de la televisión pública francesa y del diario digital español CTXT.

 

Julia Macher, corresponsal de diversos medios alemanes en Barcelona, corrobora este interés desmedido. “Sí tengo la impresión de que hay un seguimiento muy cercano y muy organizado de lo que hacemos por parte del movimiento independentista. Se sigue, se evalúa y muchas veces se comentan los artículos con “correcciones” (que a veces se salen del tema de la pieza). De los temas que trato, el tema catalán es sin duda el que más repercusión tiene en Cataluña, aunque últimamente estoy casi más preocupada por el respeto a la libertad de expresión en España”, afirma, en alusión a la suspensión de actos relacionados con el referéndum unilateral, por orden de la Fiscalía.

 

“En las redes sociales, todo se vuelve más agresivo y desagradable. El independentismo lo es un poco más, porque tiene un componente muy emocional y considera que la batalla mediática, especialmente la internacional, es primordial. Yo creo que se le da demasiada importancia. Un artículo en Le Monde no va a cambiar las cosas en Cataluña. Son los dirigentes y los pueblos los que tienen que solucionar los problemas, no la prensa”, argumenta Henry de Laguérie, corresponsal en Barcelona de medios franceses como la cadena de radio Europe1 o el diario La Dépêche du Midi.

 

Tras la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales, el corresponsal senior en Bruselas de la publicación digital Politico.eu, Ryan Heath, compartió en Twitter un artículo de su medio sobre los “momentos Trump” previstos para 2017, en el que los populismos estaban llamados a jugar un papel determinante. Incluyó el referéndum unilateral catalán. El linchamiento de los “trolls” independentistas fue fulminante. También fue “llamado al orden” por diputados independentistas, así como por el entonces jefe de prensa de Artur Mas y actual Responsable de Comunicación Exterior de la Generalitat, encargado de la prensa extranjera, Joan María Piqué.

 

 

El pasado mes de enero, el también colaborador de Politico.eu, Tunku Varadarajan escribió un artículo titulado “Doce personajes que te harán la vida imposible, en 2017”. Incluyó en esa lista al president de la Generalitat, Carles Puigdemont. De nuevo, la furia de los “cyberhooligans” del “procés” se desató. Insultos, descalificaciones e injurias, inundaron el “tweetfeed” de Varadarajan, quien acabó relatando su desagradable experiencia en un artículo del diario ABC. “Un mensaje, retuiteado por otros muchos, decía: ‘Este que resulta ser un indio con pasaporte de UK y trabajando en EEUU, qué coño sabe de la vieja Europa’. Otro: ‘Actúas como un cipayo, pero esta vez para ayudar a España, no a Gran Bretaña. ¡Debería darte vergüenza!’. (…) Otros me llamaban mercenario al servicio de España, lacayo de la Corona española y, lo más divertido de todo, cuestionaban mi derecho a hacer comentarios sobre Cataluña por ser seguidor del Real Madrid”, explica el colaborador de Politico.eu y ex corresponsal en España de The Times.

 

 

<< Reporteros Sin Fronteras pide respeto al libre ejercicio del periodismo en Cataluña | ANTERIOR

SIGUIENTE | Presiones del Govern >>