INDIA | RSF celebra la detención de un sospechoso del asesinato de la periodista Gauri Lankesh

07.03.2018 14:36

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) aplaude el arresto de un sospechoso por el crimen de la directora de periódico india Gauri Lankesh e insta a la policía a hacer todo lo posible para identificar a los autores intelectuales del asesinato. La célebre periodista, crítica con el nacionalismo hindú, recibió tres disparos frente a su casa de Bangalore el pasado septiembre.

 

La unidad especial de policía que se creó para investigar la muerte de Gauri Lankesh anunció el 2 de marzo que están interrogando a Naveen Kumar, fundador de un grupo de extrema derecha llamado Hindu Yuva Sena, en relación con el asesinato.

 

Detenido por la policía de Bangalore el 18 de febrero por posesión ilegal de balas, ahora se cree que Kumar formó un escuadrón de asalto con otras cuatro personas. La policía cree que recibió instrucciones de un intermediario que lo llamó varias veces desde una cabina telefónica pública antes del asesinato de Lankesh.

 

"Celebramos los avances en la investigación por el asesinato de Gauri Lankesh, cuyos artículos han sido durante mucho tiempo blanco del odio del movimiento nacionalista hindú", afirma Daniel Bastard, responsable del departamento para Asia y el Pacífico de Reporteros Sin Fronteras.

 

"Deben hacerse todos los esfuerzos posibles para arrojar luz sobre esta tragedia y para identificar a todos los implicados. Pedimos al gobierno dirigido por Narendra Modi, que es él mismo miembro del movimiento nacionalista hindú, que tome una posición clara sobre los resultados iniciales de la investigación".

 

Antes de su asesinato, Lankesh había sido objeto de demandas por difamación por parte dos miembros del Partido Bharatiya Janata (BJP) del primer ministro. El BJP es la mayor organización en la Sangh Parivar, la "familia de organizaciones" que predica Hindutva, una mezcla de hinduismo y nacionalismo occidental anterior a la guerra. La "familia" engloba a muchos grupos más pequeños, como el de Naveen Kumar, que propugnan la violencia.

 

La administración Modi ha intentado durante varios años desterrar todo discurso "antinacionalista" de la prensa india, y como resultado, ahora hay una gran autocensura. El ejército de trolls del primer ministro ha amenazado e intimidado muchas veces a los periodistas que no siguen la línea.

 

En octubre, se profirieron amenazas de muerte contra muchos periodistas que hablaban del asesinato de Lankesh. "Ahora, si alguien en este país se atreve a escribir algo en contra de Modi o su grupo, no se salvarán: serán eliminados", decía un mensaje en Internet.

 

Al menos diez periodistas indios han sido asesinados en relación con su trabajo desde principios de 2015. India ocupa el puesto 136, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017 de Reporteros Sin Fronteras. Para saber más, el  Informe Anual  de la organización.