INDIA | Los reporteros de Cachemira, atacados por las fuerzas de seguridad y los manifestantes

01.06.2018 14:19

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) insta a todas las partes a respetar el trabajo de los periodistas en el valle de Cachemira, en el noroeste de India, donde ahora los atacan tanto los separatistas en las manifestaciones como las fuerzas de seguridad.

 

Los periodistas están acostumbrados a ser blanco de las fuerzas de seguridad desde que se intensificó el conflicto en el valle de Cachemira en 2016. Sucedió la semana pasada en Nowhatta, en las afueras de Srinagar, cuando los periodistas acudieron a cubrir el sermón de las oraciones del viernes para el Ramadán en la mezquita.

 

La policía disparó deliberadamente contra los periodistas cuando atacaron a los manifestantes fuera de la mezquita y uno de ellos, el fotógrafo Ahmer Khan, recibió disparos de escopeta. Él reportero describió el asalto de la policía como extremadamente violento.

 

Pero la violencia contra los periodistas de Cachemira ahora también viene de las filas de quienes protestan contra la presencia de las fuerzas de seguridad indias. Tres fotorreporteros fueron víctimas colaterales de enfrentamientos entre activistas y policías en Srinagar el 5 de mayo.

 

A Omar Asif, de Kashmir News Service, le dieron en la cabeza piedras arrojadas por un manifestante. Javed Dar, reportero de la agencia de noticias china Xinhua, fue golpeado por un ladrillo. El periodista de EPA Farooq Javed Khan fue hospitalizado con una lesión en la mano.

 

Masarat Zehra, una fotoperiodista de 24 años, experimentó un tipo de violencia más insidiosa dos semanas antes. Después de que se publicase en internet una foto suya cubriendo un tiroteo, los activistas la acusaron de ser una "mukhbir" (informante del ejército indio) y desataron una campaña de odio en redes sociales acompañada de insultos misóginos.

 

"Cubriendo los acontecimientos en el valle, los periodistas de Cachemira brindan un servicio extremadamente desafiante pero absolutamente fundamental", asegura Daniel Bastard, jefe del departamento para Asia y el Pacífico de RSF. "Todas las partes deben respetar su trabajo, su integridad y su derecho a la seguridad. Lo malo no es solo que las fuerzas de seguridad los ataquen, sino que también los activistas los amenacen o incluso los ataquen físicamente. Los periodistas deben poder cubrir los acontecimientos de manera imparcial. Es una condición esencial para resolver el conflicto".

 

Hay muchos ejemplos de periodistas acosados en Cachemira, especialmente fotógrafos y cámaras. Es el caso de Kamran Yousuf, un fotógrafo detenido en septiembre de 2017 y retenido durante seis meses. Puesto en libertad bajo fianza el 12 de marzo, sigue acusado de "sedición, conspiración criminal e intento de guerra contra la India". El último de estos cargos conlleva una posible sentencia de muerte.

 

El documentalista francés Paul Comiti fue arrestado en diciembre en Cachemira mientras estaba allí para investigar para un documental, y estuvo recluido durante varios días antes de ser finalmente liberado.

 

India ocupa el puesto 138, de 180 países, en la Clasificación Mundial 2018 recientemente publicada por Reporteros Sin Fronteras, dos posiciones por debajo del año pasado. Ver también el Informe Anual de la organización.