INDIA | Escalada en las campañas de amenazas contra los periodistas indios

30.05.2018 14:05

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) manifiesta su consternación por la campaña de amenazas de muerte contra el conocido periodista de televisión Ravish Kumar, contrario al sistema, por parte de trolls vinculados a la derecha nacionalista hindú. Los ataques se han intensificado drásticamente en el último mes, cuando falta un año para las elecciones generales.

 

Según reveló Ravish Kumar la semana pasada, se podría decir que el miedo ya es una parte integral de la vida de los periodistas críticos en la India. El 24 de mayo, el presentador de NDTV informó de que las amenazas que lleva recibiendo en su teléfono desde 2015 han aumentado considerablemente en número y violencia desde finales de abril.

 

"Está todo bien organizado y tiene orientación política", ha declarado al diario The Hindu. Kumar afirma que entre las últimas amenazas hay un mensaje en vídeo de un ex miembro del ejército que dijo que dispararía al periodista en su oficina. Otro mensaje, de una persona que afirmaba ser miembro de Bajrang Dal, un grupo juvenil nacionalista hindú de derechas, incluía detalles sobre la dirección de Kumar y la ruta que toma para ir a trabajar, además de amenazar con violar a las mujeres de su familia y con matarlo.

 

Las numerosas quejas que Kumar ha presentado a la policía en Ghaziabad y Greater Kailash, en las afueras de Nueva Delhi, no han tenido ningún efecto.

 

"Hay que hacer todo lo posible para proteger a Ravish Kumar", sostiene Daniel Bastard, responsable del departamento para Asia y el Pacífico de Reporteros Sin Fronteras. "También es hora de que el gobierno indio tome medidas concretas para detener estas olas de amenazas contra los periodistas que se atreven a cuestionar a las autoridades. Estos insidiosos métodos de intimidación masiva fomentan un clima nocivo de autocensura que socava los cimientos de la democracia india. Al apoyar estas acciones, el partido gobernante tiene una gran responsabilidad en el declive de la libertad de prensa en India".

 

"República del miedo"

 

El inicio de esta ola de amenazas contra Kumar coincidió claramente con la publicación de su libro, The Free Voice, en el que describe el inquietante declive de los medios de comunicación indios desde que Narendra Modi se convirtió en primer ministro, en 2014.

 

El libro explica que la "nueva India" se ha convertido en "República del miedo" con la ayuda de la "célula TIC’ del gobernante partido Bharatiya Janata y su ejército de trolls. A los ojos de estos "esbirros" del BJP, como él los llama, cualquier cobertura crítica del gobierno es anti-Modi, anti-hindú y antinacional, y debe traducirse en amenazas de muerte.

 

Esto es exactamente lo que le sucedió a Rana Ayyub, una periodista independiente que fue blanco de una campaña de acoso sin precedentes en abril. Después de que RSF remitiera el caso a Agnès Callamard, relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, ella y otros cuatro relatores especiales de la ONU emitieron una declaración conjunta la semana pasada pidiendo a las autoridades indias que protejan a Ayyub.

 

Pero hasta el momento no se ha hecho nada, por lo que RSF ha escrito este 29 de mayo al primer ministro Modi instándolo a tomar las medidas necesarias y a hacer todo lo posible para identificar a los responsables de este acoso masivo.

 

Pesadilla

 

Cualquier tipo de periodista puede ahora convertirse en objetivo de campañas de odio y amenazas. La vida de la crítica de cine Aparna Prasanthi se volvió una pesadilla después de criticar a Naa Perú Surya, Naa Illu India, una película estrenada a comienzos de mayo que elogia los sentimientos nacionalistas. Su cuenta de Facebook se vio inundada de llamadas a la violación y amenazas de muerte después de que se publicase su crítica.

 

India ocupa el puesto 138, de 180 países, en la Clasificación Mundial 2018 recientemente publicada por Reporteros Sin Fronteras, dos posiciones por debajo del año pasado. Ver también el Informe Anual de la organización.