INDIA | Detenido en Kashmir el periodista francés Paul Comiti

13.12.2017 11:42

 

 

El periodista francés y director de documentales Paul Comiti fue detenido el 9 de diciembre en el estado de Kashmir, pese a haber cumplimentado toda la documentación requerida por el Ejército indio.

 


Comiti se había trasladado a Kashmir para elaborar un documental sobre la situación de la seguridad en este estado de la India, cuando fue detenido en su capital, Srinagar, el 9 de diciembre.


La policía le acusó inicialmente de alterar el orden público, pero cambió posteriormente los cargos y pasó a acusarle de haber violado las regulaciones de su visado. Paul Comiti había entrado en India con un visado de “negocios” solicitado por él mismo, en lugar de un visado de periodista, que es prácticamente imposible de obtener para la prensa extranjera por lo difícil de sus condiciones. Esperó a tener los permisos necesarios, solicitados hace más de dos meses, antes de empezar a filmar.


“Paul Comiti ha hecho todo lo necesario para cumplir los requisitos de seguridad que el gobierno indio impone a los periodistas que quieren informar de la situación en Kashmir”, afirma Daniel Bastard, responsable de la oficina de Asia - Pacífico de Reporteros Sin Fronteras.

 

“Comiti ha actuado de una manera completamente transparente con las autoridades indias. Su detención es un claro pretexto para impedirle hacer su trabajo. Pero permitir a la prensa libre cubrir la situación es la mejor manera para salir de la dinámica en la que ha entrado la región de Kashmir en los últimos años”, añade Bastard.


Kashmir, de población mayoritariamente musulmana, es un territorio reclamado por Pakistán, que sufre una nueva oleada de violencia desde julio de 2016, cuando el Ejército disparó a un joven activista de 23 años. Centenares de civiles han sido asesinados desde entonces.

 

Comiti había llegado a Kashmir dos semanas antes para reunirse con sus fuentes y actualizarse sobre la situación de la región. Se reunió con varios militares, líderes separatistas y activistas de los derechos humanos, y había solicitado a las autoridades indias permiso para filmar la actividad diaria de una unidad del Ejército en la zona.


Jammu y Kashmir es una zona extremadamente dura para ejercer el periodismo. El 5 de septiembre, el fotoperiodista Kamram Yusuf fue detenido por la agencia antiterrorista india que le acusaba de tirar piedras, un cargo que sus compañeros rebaten. La semana pasada su detención se amplió 180 dias.


Las autoridades también desconectan con frecuencia Internet y los servicios 3g y 4g de telefonía móvil en la región. Notablemente durante la pasada primavera.


Las voces críticas en el resto del país con la actuación del gobierno indio en Kashmir suelen sufrir acusaciones de mermar la unidad nacional, especialmente desde el ascenso al poder del Primer Ministro  Narendra Modi.


India ocupa el puesto 136 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.


Consulta más información sobre India en el Informe Anual elaborado por RSF-España.