ERITREA | RSF aplaude la concesión del Premio Guillermo Cano de la UNESCO al periodista Dawit Isaak, apadrinado en España

30.03.2017 18:07

 

Reporteros Sin Fronteras celebra la decisión de otorgar el Premio Mundial de la Prensa/Guillermo Cano de la UNESCO al periodista sueco-eritreo Dawit Isaak, que lleva más de 15 años preso en Eritrea, sin acceso a abogado y sin juicio. Isaak está apadrinado por periodistas españoles en el marco de la campaña de apoyo a encarcelados de RSF España.

 

RELACIONADO

"Mejor tarde que nunca", artículo de Malén Aznárez, presidenta de RSF España y madrina de Dawitt Isaak, sobre la concesión del Premio Guillermo Cano al periodista eritreo. 

 

"Que Dawit reciba el premio este año es una señal positiva", señala Cléa Kahn-Sriber, responsable para África de Reporteros Sin Fronteras. "Este galardón es un potente mensaje para denunciar los regímenes que erradican la información y los medios de comunicación, precisamente porque son vectores de los valores democráticos. Renovamos nuestro llamamiento al gobierno de Eritrea para que libere a todos los periodistas a los que mantienen en la cárcel de forma arbitraria desde hace muchos años".

 

Después de participar, como muchos otros eritreos, en la lucha por la independencia de su país, Dawit Isaak encontró refugio en Suecia en 1987. Decidió volver a Eritrea y fue cofundador del primer periódico independiente del país, Setit, en 1993, en la capital, Asmara.

 

En 2001, el periódico publicó una carta abierta pidiendo la celebración de elecciones y la aplicación de la constitución prometida. La represión fue terrible: Dawit Isaac y una docena de periodistas fueron detenidos en septiembre y arrojados a la cárcel, donde están desde entonces.

 

Sobre los 11 periodistas detenidos, RSF ha recibido noticias de la muerte en prisión de siete de ellos, mientras que los otros cuatro están desaparecidos: Dawit, Emanuel Asrat, Temesgen Gebreyesus y Seyoum Tsehaye. Las hijas de esta último viven en Francia y no han tenido noticias de su padre en todos estos años. Cuando, a la edad de 12 y 14, quisieron reunirse con el embajador de Eritrea, este último llamó a la policía para sacarlas de la embajada. En junio de 2015, RSF presentó en su nombre una “denuncia contra X” (un procedimiento contra un responsable no conocido) ante la justicia francesa, que, lamentablemente, no fue admitida.

 

Dawit Isaak es uno de los periodistas en prisión apadrinados por colegas españoles participantes en la campaña de apoyo a periodistas presos de RSF España. Los padrinos y madrinas se comprometen a recordar los nombres y la causa de su proahijados, para que no caigan en el olvido; ni ellos ni los centenares de periodistas, colaboradores y blogueros que han acabado en la cárcel por ejercer su derecho a informar.

 

Actuación internacional de RSF

 

En julio de 2011, el hermano menor del periodista, Essayas Isaak y tres abogados respaldados por RSF, enviaron conjuntamente un recurso de habeas corpus al Tribunal Supremo de Eritrea. Exigieron información sobre el lugar y las condiciones de su encarcelamiento. El Supremo de Asmara dijo que nunca recibió el recurso y jamás se ha pronunciado sobre la petición.

 

Ante la falta de respuesta por parte del la Corte Suprema eritrea, los abogados se dirigieron a la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP) en 2012, al tiempo que el periodista cumplía su décimo segundo año en la cárcel.

 

En su comunicado 428/12, de febrero de 2016, la CAPDH ordenaba a Eritrea que pusiera en marcha un mecanismo eficiente para localizar a las personas desaparecidas y para proporcionar esta información a las familias. Se recuerda la importancia de tomar medidas inmediatas para permitir operar a los medios independientes, como el ajuste de las leyes nacionales a las normas internacionales, o la protección de los periodistas ante las detenciones arbitrarias. Estas obligaciones siguen sin aplicarse hasta la fecha. En 2015, Reporteros Sin Fronteras presentó también una contribución por escrito al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre el paradero de Dawit Isaak.

 

Según cifras de RSF, al menos 15 periodistas están actualmente en prisión en Eritrea, por lo que la dictadura de Isaias Afeworki es la mayor cárcel de África para los profesionales de la información. Miles de eritreos, entre ellos decenas de periodistas se han visto obligados a huir de la represión indiscriminada y han abandonado el país. Reporteros Sin Fronteras trata de documentar todos los posibles casos de exilio de periodistas eritreos, además de respaldar la labor de la emisora de radio independiente de Eritrea, Radio Erena, que emite desde París para la población eritrea en el país y en el exilio.

 

Eritrea ocupa el puesto 180, el último, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.

 

El Premio Mundial de la Prensa /Guillermo Cano fue creado en 1997 por el Consejo Ejecutivo de la UNESCO para recompensar a una persona, organización o entidad que haya contribuido a la defensa y / o promoción de la libertad de prensa en cualquier parte el mundo, y, a menudo arriesgando sus vidas.