EGIPTO | RSF pide que se retiren las codenas a tres ex dirigentes del Sindicato de Prensa

31.03.2017 13:17

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena las sentencias de un año de prisión suspendida impuestas en apelación a tres periodistas, todos ex dirigentes del Sindicato de Prensa de Egipto, por –presuntamente- dar refugio a dos periodistas “fugitivos”. La organización pide a la más alta corte de Egipto que revoque las sentencias.

 

El 25 de marzo, el tribunal de apelación de El Cairo condenó al ex presidente del del Sindicato de Prensa egipcio, Yahya Qallash, al jefe de la comisión de libertades, Khaled El-Balshy, y al ex secretario general, Gamal Abdel Raheem, a un año de prisión en suspenso por haber dado cobijo en el seno del sindicato a dos reporteros buscados por la justicia el pasado mes de mayo.

 

El tribunal redujo a un año y a prisión suspendida las sentencias de prisión de dos años dictadas en el primer juicio, el 19 de noviembre. Sin embargo, la pena se aplicará si los periodistas afrontan acusaciones similares en los próximos tres años.

 

“Se trata de un duro golpe para todos los que defienden los derechos de los medios de comunicación en Egipto”, asegura Alexandra El Khazen, responsable para Oriente Medio de Reporteros Sin Fronteras. “A pesar de que el proceso contra los dos periodistas 'fugitivos' fue abandonado el año pasado, el ex presidente del Sindicato de Prensa y sus dos colegas siguen teniendo antecedentes penales, lo que envía un mensaje intimidatorio a todos los periodistas. Sus condenas deben ser anuladas“.

 

Según fuentes de RSF, Qallash, El-Balshy y Abdel Raheem planean presentar un recurso contra esta decisión ante el Tribunal de Casación en los próximos días.

 

La vista de apelación más reciente había sido aplazado varias veces y finalmente se tuvo lugar después de que el Sindicato de Prensa celebrara elecciones el 17 de marzo para elegir a su nueva directiva. El nuevo presidente de la entidad no es otro que el editor del diario progubernamental Al-Ahram.

 

 “Vamos a seguir con esta lucha, no importa el precio que haya que pagar. (...) Esto es más grande que una simple batalla del sindicato de periodistas; se lucha por la libertad, la democracia y la justicia en nuestro país, una lucha para oponerse a la censura a todos aquellos que tratan de hablar“, dijo El-Balshy en un mensaje de Facebook después de la audiencia.

 

Los tres ex líderes sindicales están condenados por acoger a Mahmoud Saqqa y a Amr Badr, dos periodistas del diario digital de oposición Yanair que organizaron una sentada en la sede del sindicato y que fueron detenidos cuando la policía irrumpió en el lugar, el 1 de mayo el 2016.

 

Acusados de difundir falsos rumores sobre la decisión de Egipto de devolver a Arabia Saudí dos pequeñas islas, Tirán y Sanafir, y de incitar a las protestas contra el gobierno, ambos periodistas fueron puestos en libertad unos meses después y los cargos fueron retirados posteriormente.

 

Egipto sigue siendo una de las mayores cárceles del mundo para los trabajadores de los medios de comunicación, con un total de 24 periodistas actualmente detenidos.

 

El 25 de marzo, la detención provisional de Ismail Alexandrani, un periodista independiente especializado en el Sinaí, se amplió por cuarta vez desde que un juez penal ordenó su puesta en libertad en noviembre el año 2016, solo por el bloqueo de un fiscal. Acusado de difundir información falsa y de pertenecer a un grupo terrorista, Alexandrani lleva detenido sin juicio desde noviembre de 2015.

 

Egipto ocupa el puesto 159, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.