EGIPTO | El régimen egipcio se apodera de cuatro medios de comunicación independientes

13.09.2017 20:28

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su alarma ante el proceso de nacionalización al que Egipto está sometiendo a cuatro medios de comunicación independientes, dos periódicos y dos diarios digitales. Es el nuevo método del Gobierno para apoderarse del control de los medios con supuestos vínculos con los proscritos Hermanos Musulmanes.

 

Los dos periódicos, Daily News Egypt (DNE) y Borsa, y los dos diarios digitales, Masr al Arabiya y Bawabat al Qahira (Portal de El Cairo), son los objetivos de una nacionalización en tres fases que comenzó a mediados de agosto.

 

En la primera fase, los objetivos se añaden a una lista de personas o entidades sospechosas de apoyar o pertenecer a los Hermanos Musulmanes (que ahora recibe el trato de organización terrorista). Sobre la base de la lista negra, los bancos congelan sus activos, lo que los priva de fondos y les impide seguir operando.

 

En la etapa final, el medio de comunicación designado queda bajo el control administrativo del periódico estatal Akhbar al Youm, que lo relanza.

 

La congelación de las cuentas de los individuos o las compañías que entran a formar parte de la lista negra del gobierno se produce sin pasar por ningún tribunal. Lo acomete de manera puramente administrativa el comité encargado de apoderarse y de gestionar los bienes de los acusados ​de vínculos con la Hermandad Musulmana.

 

Este comité se ha incautado de los activos de miles de personas sin ninguna investigación o decisión judicial previa.

 

"La congelación inconstitucional de las cuentas de los propietarios de medios de comunicación, o de los propios medios de comunicación, y el hecho de poner a un medio gubernamental al frente de su gestión equivale a una nacionalización forzada y pone claramente en peligro su independencia editorial", sostiene Reporteros Sin Fronteras.

 

‘Nacionalización por poderes’

 

Este procedimiento constituye una "nacionalización por poderes", afirma Khaled el Balshy, director de la web de oposición Al Bedaiah y miembro del Comité de Libertades, que defiende los derechos de los periodistas. "Algunos de estos medios, como DNE y Borsa, rechazaron recientemente las ofertas públicas de adquisición", dijo. "Ahora van a ser controlados de otra manera".

 

Antes de esta nacionalización de cuatro de los últimos medios de comunicación independientes que quedan en el país, los empresarios vinculados al gobierno del presidente Abdallah Fattah el-Sisi y los servicios de inteligencia emprendieron una campaña de adquisiciones que, de manera indirecta, permitió al régimen atosigar a la prensa.

 

"Daily News Egypt es un ejemplo de cómo la esfera pública sigue cerrándose gradualmente en Egipto", asegura Amira el Fekki, redactora jefe de este diario en inglés. "Al igual que otros, el periódico fue erróneamente clasificado como una organización con un sesgo político hacia un determinado grupo, una acusación utilizada al azar para crear hostilidad hacia los medios de comunicación independientes".

 

Históricamente, DNE tenía una posición neutral hacia el gobierno, al tiempo que abrió sus páginas a la información de investigación, incluida la cobertura de ejecuciones extrajudiciales. DNE y Borsa son propiedad de Business News, una empresa cuyo principal accionista, Mostafa Sakr, se encontró de repente con que su nombre figuraba en la lista de aquellos cuyas cuentas se congelaron en diciembre de 2016.

 

Al mes siguiente, DNE dejó de cuestionar las posiciones del Ministerio del Interior en la lucha antiterrorista. La cifra de entrevistas con opositores del gobierno también cayó drásticamente.

 

Sin embargo, la nueva prudencia no bastó para impedir que las webs de DNE y Borsa fueran bloqueadas como parte de una campaña de censura online. Se ha bloqueado el acceso a más de 400 páginas, entre ellas la web de Reporteros Sin Fronteras.

 

Las acusaciones infundadas de apoyo a los Hermanos Musulmanes se utilizan como motivos parciales para el bloqueo de páginas web de medios, según Adel Sabry, director del bloqueado diario digital Masr Al Arabiya, uno de los cuatro medios de comunicación que están a punto de ser puestos bajo control de Akhbar El Youm.

 

Egipto ocupa el puesto 161, entre 180 países, en la Clasificación Mundial 2017 de la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.