EE.UU. | Preocupación por el registro de las comunicaciones de la periodista Ali Watkins

08.06.2018 17:58

 

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su alarma tras saber que la fiscalía ha confiscado los registros de teléfono y correo electrónico de años de la reportera Ali Watkins, de The New York Times

 

La medida se enmarca en una investigación sobre James A. Wolfe, del Comité de Inteligencia del Senado, acusado de mentir al FBI sobre sus contactos con tres reporteros.  Wolfe, que también estuvo en contacto con Watkins durante tres años, ha negado haber filtrado información clasificada a periodistas. Ya en febrero la reportera supo que el Departamento de Justicia tenía datos de empresas de telecomunicaciones relacionadas con dos cuentas suyas de correo electrónico y una de teléfono, aunque no habían obtenido el contenido de los mensajes.


Estamos ante el primer caso de este tipo de registro a un periodista bajo la administración Trump. Pero cabe recordar que esta práctica ya fue utilizada durante el mando del Presidente Obama.


“Confiscar los registros de un periodista representa una amenaza a la Primera Enmienda [de la Constitución estadounidense] y al trabajo de una prensa libre”, afirma Margaux Ewen, responsable de la oficina de América del Norte de Reporteros Sin Fronteras. “En una democracia que respete la libertad de prensa, los reporteros deben poder ejercer su profesión independientemente de las interferencias del gobierno. RSF condena de decisión de romper este principio”, añade.


Estados Unidos ocupa el puesto 45 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin fronteras.

Consulta más información sobre Estados Unidos en el Informe Anual elaborado por RSF-España.