CHINA | RSF y expertos de Naciones Unidas piden la libertad del periodista Huang Qi y alertan sobre su deteriorada salud

22.01.2019 17:05

 

La salud del periodista Huang Qi, fundador de la web de derechos humanos 64 Tianwang, se deteriora en prisión de manera preocupante, víctima de las duras condiciones penitenciarias y de torturas. Fue juzgado la semana pasada, pero todavía se desconoce el veredicto. Reporteros Sin Fronteras y expertos de Naciones Unidas piden a las autoridades chinas que le pongan en libertad.


 

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos ha publicado el 20 de enero, cuatro días después del juicio a puerta cerrada, una petición que se suma a la de Reporteros Sin Fronteras para instar a las autoridades chinas a ponerle en libertad. El documento pone de manifiesto el delicado estado de salud del periodista y el riesgo de que se "deteriore a un punto fatal" si sigue detenido, víctima de malos tratos y falta de la atención médica adecuada.


Huang Qi, galardonado por Reporteros Sin Fronteras en sus Premios a la Libertad de Prensa, lleva detenido desde noviembre de 2016 en el Centro de Detención Mianyang de la provincia de Sichuan, acusado de "revelar secretos de estado al extranjero".


"El reconocimiento por parte de expertos de Naciones Unidas de la seriedad del caso Huang Qi, y la presión sobre Beijing, marca un nuevo estadio", afirma Cédric Alviani, responsable de la oficina de Asia de Reporteros Sin Fronteras. "Pedimos a la comunidad internacional que continue presionando a China para que ponga en libertad a Huang Qi antes de que sea demasiado tarde".


Los expertos de Naciones Unidas que se han pronunciado sobre el caso son: Seong-Phil Hong, del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias; Dainius Puras, Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental; Michel Forst, Relator Especial sobre la situación de los defensores de derechos humanos; y Nils Melzer, Relator Especial de la ONU sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.


A principios de abril, el Grupo de Trabajo sobre Detenciones arbitrarias, del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, reconoció la arbitrariedad del encarcelamiento de Huang Qi y lo calificó como una violación de la Declaración de los Derechos Humanos.


China es uno de los peores países del mundo para la libertad de prensa. Ostenta la cifra más alta de periodistas encarcelados, con al menos 60 informadores presos. El país ocupa además el puesto 176 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada Anualmente por Reporteros Sin Fronteras.