CHINA | RSF lamenta que el Foro de Davos sirva de tribuna al presidente chino, Xi Jinping

17.01.2017 21:01

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) lamenta que el Foro Económico Mundial, que reúne a líderes gubernamentales y a grandes empresarios en la localidad suiza de Davos, sirva de tribuna al presidente chino, Xi Jinping, sin prestar la menor atención a la situación de los derechos humanos en su país.

 

La participación de Xi en el foro, que comienza este martes y durará cuatro días, no tiene precedentes. Además de ser el secretario general del Partido Comunista chino, también dirige la Administración China del Ciberespacio (ACC), que se encarga de censurar Internet y de preparar la propaganda que se distribuye a través de la Red.

 

El presidente chino está acompañado por magnates de Internet como el presidente ejecutivo del Grupo Alibaba, Jack Ma, quien recientemente adquirió el periódico en Inglés más importantes de Hong Kong, el South China Morning Post, y Zhang Yaqing, director general del motor de búsqueda chino Baidu, la principal herramienta de censura de Pekín. Li Ruigang, el presidente de Media Capital y dueño de otros medios de comunicación de Hong Kong, también se encuentra entre los directivos de medios que le acompañan.

 

El organizador del foro, Klaus Schwab, apuntó que "el diálogo" será una de las consignas del encuentro de este año, mientras que la presidenta suiza, Doris Leuthard, ha descrito a China como un "modelo de desarrollo" y se ha referido a la importancia de la "educación", destacando que "la digitalización debe ser democratizada asó como el conocimiento se democratizó a través de la prensa".

 

"Es lamentable que el Foro de Davos proporcione una tribuna a un dictador y que lo haga de manera tan elogiosa, en un momento en el que se suprimen los derechos humanos en China más de lo que se ha hecho durante las últimas dos décadas", deplora Benjamin Ismail, responsable para Asia y el Pacífico de Reporteros Sin Fronteras.

 

"¿Cómo se pueden considerar sinceros estos comentarios cuando la libertad de prensa, de información y de expresión están ausentes en cualquier diálogo con China? ¿Cómo se puede tener a China por modelo de desarrollo cuando sus censores no permiten ningún debate público sobre sus problemas ambientales, y cuando el sistema de educación chino, los medios estatales y las empresas de Internet borran acontecimientos como la matanza de la plaza de Tiananmen de la Historia de China, manteniendo así a la mayor parte de al público en la ignorancia? ".

 

En su discurso de apertura, el presidente Xi advirtió contra la "búsqueda excesiva de beneficios" y los peligros de una globalización que no trata de beneficiar a todos los países. También dijo a los líderes políticos que no tenía sentido tener miedo a los problemas y que había que "hacerles frente".

 

"En su discurso, Xi Jinping trazó sin querer las directrices de la actitud hacia China que la comunidad internacional debe adoptar en ausencia de cualquier mejora en su respeto por las libertades fundamentales", precisa Benjamin Ismail. "Los líderes políticos y empresariales deben poner fin a su largo silencio sobre la censura china, que afecta al desarrollo económico en China y en el resto del mundo".

 

Asuntos de los que no se hablará en Davos

 

Xi, que entró en la lista de Depredadores de la libertad de prensa de RSF en cuanto llegó a la presidencia, es el mayor censor del mundo si se atiende al número de usuarios de Internet a los que se les niega acceso a información elaborada de forma libre e independiente o crítica con gobierno.

 

También es el impulsor de una política destinada a asegurar el control hegemónico sobre las noticias y la información, así como  de la instauración de un orden mundial en el sector mediático fuertemente influenciado por China. En abril pasado, un informe de RSF titulado "La mano invisible de Pekín sobre los medios de Hong Kong" describe las amenazas a la libertad de prensa en la "región administrativa especial".

 

Las autoridades chinas imponen la censura a la prensa mediante normas muy estrictas para los medios de comunicación y también manteniendo un riguroso control sobre la cobertura de los movimientos prodemocráticos. Actualmente, se están intensificando las represalias contra los activistas de la información, periodistas y blogueros, lo que ha convertido a China en la mayor cárcel del mundo para los proveedores de noticias e información, con más de un centenar de periodistas y ciberdisidentes detenidos actualmente, entre ellos la célebre periodista Gao Yu, apadrinada por periodistas españoles a través de la campaña de apoyo a encarcelados de RSF España.

 

Tres periodistas ciudadanos que ganaron el Premio Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras - Lu Yuyu, Li Tingyu y Huang Qi, editor de la web informativa sobre derechos humanos 64Tianwang - fueron encarcelados en 2016 sólo por cubrir acontecimientos que el Partido Comunista consideraba nefastos para su imagen.

 

China ha desarrollado uno de los sistemas más sofisticados del mundo en materia de censura y vigilancia digital y continúa en la lista de "Enemigos de Internet" de Reporteros Sin Fronteras. Aislados del resto del mundo, Sinkiang y el Tíbet siguen siendo "agujeros negros" para la información en los que el acceso a Internet está muy controlado o no existe. Las autoridades también mantienen la prensa extranjera bajo estrecha vigilancia.

 

RSF instó a los líderes que asistieron a la cumbre del G20 celebrada en la ciudad suroriental de Hangzhou el pasado septiembre a que pusieran fin a su silencio sobre el deterioro de la justicia en China, que está utilizando cada vez más las confesiones forzadas para justificar el encarcelamiento de activistas de la información y de todos aquellos que critican a Xi y al Partido Comunista.

 

China ocupa el puesto 176, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.