CHAD | La inteligencia nacional, tras el violento acoso de dos directores de periódicos y el secuestro de un reportero

28.02.2017 16:38

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) se une al Sindicato de Periodistas del Chad para condenar las recientes intimidaciones contra periodistas por parte de la Agencia de Seguridad Nacional de Chad (ANS) en los últimos días. Dos directores de periódicos han sido amenazados y acosados, y un reportero lleva varios días secuestrado.

 

Eric Kokinangué, director de Tribune Info, y Malachie Dionbé Mbaigara, director de Mutations, llevan escondidos desde que comenzaron a recibir llamadas telefónicas amenazantes de la ANS, la agencia de contraespionaje e inteligencia de Chad, que depende directamente del palacio Presidencial.

 

"Condenamos estos intentos de intimidar a periodistas e instamos a las autoridades a respetar el estado de derecho", reclama Cléa Kahn-Sriber, responsable para África de Reporteros Sin Fronteras . "Este tipo de prácticas perpetúan la violencia y la impunidad ya existentes, que son incompatibles con una democratización duradera".

 

Mbaigara ha sido acosado desde que anunció en su periódico, a principios de este mes, que iba a revelar la identidad de los "falsos periodistas" al servicio de la ANS. El 21 de febrero, fue secuestrado de su oficina en Yamena por dos hombres armados que hablaban árabe. Le preguntaron que por qué estaba escribiendo acerca de la ANS, lo llevaron por toda la ciudad en su coche y lo dejaron en libertad unas horas más tarde.

 

Dos días más tarde, Mbaigara y su redactor jefe recibieron una inexplicable citación del jefe de la ANS . "Nos negamos a ir", dijo Mbaigara a RSF. "Cuando haya un demandante y una convocatoria de la policía judicial, entonces podremos responder".

 

Desaparece el reportero Daniel Ngadjadoum

 

En la tarde del 25 de febrero, unos hombres armados y enmascarados registraron la casa de Kokinangué. Él no se encontraba en la vivienda en ese momento, pero su esposa y sus hijos sí, y según el periodista, están muy afectados por el ataque. También dijo a a RSF que no entendía las razones del registro.

 

Poco después, los mismos hombres llamaron por teléfono al periodista de Tribune Info Daniel Ngadjadoum y lo citaron para una reunión a la que se negó a acudir. Al día siguiente por la tarde, dos hombres armados en un automóvil con lunas polarizadas y sin matrícula secuestraron a Ngadjadoum cuando salía de la iglesia. Su paradero se desconoce desde entonces.

 

Algunas fuentes locales vinculan su secuestro a una columna que escribió el 22 de febrero titulada "El presidente Idriss Deby, un jugador de póquer mentiroso". El artículo recuerda que Deby, presidente de Chad desde 1990, prometió en entrevistas concedidas en la década de 2000 que no se presentaría para la reelección, pero que modificó la constitución en 2005 y fue reelegido de nuevo en 2016.

 

El presidente del Sindicato de Periodistas de Chad ha condenado estos actos violentos y ha instado a quienes se sientan difamados por los periodistas a buscar una reparación a través de los tribunales en lugar de recurrir al uso del terror.

 

Las redes sociales de Internet fueron bloqueadas en Chad durante las elecciones de abril de 2016 y no se restablecieron hasta hace unas semanas. Las frecuentes detenciones arbitrarias de periodistas y la intimidación a los medios de comunicación perpetúan un clima de miedo y disuaden de criticar al gobierno.

 

Chad ocupa el puesto 127, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.