BURUNDI | El acoso a los medios se aviva por el referéndum

17.05.2018 13:16

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena las intimidaciones, detenciones de periodistas y suspensiones de medios que han propiciado un clima de miedo en la cobertura de la campaña por el referéndum que Burundi celebra este 17 de mayo. La organización denuncia la implacable mordaza del gobierno sobre la prensa en un país que debe decidir sobre una polémica enmienda constitucional.

 

El presidente Pierre Nkurunziza, a quien su partido llama ahora "eterno guía supremo", podrá gobernar hasta 2034 si se aprueba la enmienda propuesta.

 

El inicio de la campaña oficial, el 4 de mayo, estuvo marcado por una nueva vuelta de tuerca por parte de las autoridades de Burundi, que prohibieron para un período de seis meses las emisiones locales de la BBC y la VOA, dos de las principales emisoras de radio internacionales del país, aduciendo "incumplimientos en la ética profesional".

 

Desde entonces, se han registrado actos de intimidación de periodistas a lo largo de la campaña. El reportero Jean Bosco Ndarurenze fue expulsado de un mitin del partido gobernante en la ciudad norteña de Kirundo el 7 de mayo. Le confiscaron su grabadora de audio y luego se la devolvieron a condición de que eliminara el contenido.

 

Lo mismo les ocurrió al reportero de Radio Insanganiro Pacifique Cubahiro y a su cámara el fin de semana pasado cuando intentaron hacer una información sobre la masacre de 26 residentes de un pueblo en el noroeste del país. Fueron detenidos brevemente y les requisaron los vídeos grabados.

 

El 9 de mayo, se impidió que los periodistas del periódico Renouveau Burundi cubrieran al público que recogía sus tarjetas de votación en el ayuntamiento de la capital, Bujumbura.

 

"Entrevistar a los opositores del gobierno significa exponerse al riesgo de represalias por parte de las autoridades", señala un periodista de Burundi a Reporteros Sin Fronteras. "Desde el comienzo de la crisis, en 2015, hemos pasado del miedo a la resignación".

 

"Los periodistas que han tratado de cubrir esta campaña de manera imparcial han sido llamados enemigos de la nación en un momento en que los medios ya están fuertemente amordazados", apunta Arnaud Froger, responsable del departamento para África de Reporteros Sin Fronteras. "En un país en el que los medios son amordazados y los periodistas son sometidos a intimidación constante es imposible un referéndum democrático y creíble".

 

Pocos medios de comunicación sobreviven

 

Decenas de periodistas de Burundi huyeron al exilio después del intento de golpe de estado contra el presidente Nkurunziza de mayo de 2015. Desde entonces, el antes rico y variado panorama mediático de Burundi se ha reducido a unos pocos medios que aún ofrecen cobertura informativa local independiente.

 

Entre estos medios se cuentan SOS Médias Burundi, que celebra el tercer aniversario de su creación esta semana. Ha sobrevivido al acoso y la violencia gracias a una red de reporteros anónimos que trabajan de forma independiente y que usan teléfonos inteligentes para enviar sus historias. Su página de Facebook, que ahora cuenta con más de 47,000 seguidores, es una de las pocas fuentes de noticias e información creíbles y verificadas del país.

 

Otro es el semanario digital Iwacu, del que se ha creado una "web espejo" como parte de la operación Colateral Freedom de RSF, y que funciona desde el 12 de marzo, Día Mundial contra la Censura en Internet. La web original es inaccesible en Burundi desde octubre de 2017.

 

El periodista de Iwacu Jean Bigirimana está desaparecido desde julio de 2016. Varios testigos dijeron que lo vieron mientras lo detenían miembros del Servicio de Inteligencia Nacional (SNR). Las autoridades nunca han dicho nada sobre su desaparición.

 

Burundi continúa languideciendo al fondo de la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras y ocupa el puesto 159, entre 180 países, en la tabla de 2018. Ver también el Informe Anual de la organización