BIRMANIA | Asesinato del periodista Wai Yan Heinn: RSF pide una investigación eficiente

19.04.2017 18:54

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) lamenta el asesinato de Wai Yan Heinn, editor del semanario ‘The Iron Rose’ y empleado del periódico ‘Thuriya Nay Win’, cuyo cuerpo cosido a puñaladas fue encontrado en Rangún el 16 de abril. La organización pide a las autoridades birmanas una investigación rápida y que considere la posibilidad de que esta muerte esté relaciona con su profesión.

 

Alertados por los vecinos, los padres de Wai Yan Heinn encontraron su cuerpo bajo un trozo de tela en la redacción de su revista, The Iron Rose, en el barrio de Pazundaung, en Rangún. La policía dijo que fue apuñalado 15 veces y que el asesinato tuvo lugar varios días antes de que se descubriera el cadáver. Actualmente están tratando de determinar exactamente cuándo murió.

 

The Iron Rose criticaba a los militares y a los políticos, y recientemente había dedicado portadas a artículos críticos sobre ex generales de la Junta, el anterior gobierno militar, y a empresarios próximos a ellos.

 

“Ofrecemos nuestras condolencias a la familia y los colegas de Wai Yan Heinn, e instamos a las autoridades a que asignen suficientes recursos a la investigación para que pueda realizrse de forma rápida y completa, y para que no pase por alto los posibles vínculos con el trabajo periodístico de la víctima”, pide Benjamin Ismaïl, responsable para Asia y el Pacífico de Reporteros Sin Fronteras”.

 

“La familia de Soe Moe Tun, periodista asesinado hace más de cuatro meses, sigue esperando avances significativos en esa investigación, por lo que cualquier intento de restricción en los recursos asignados a esta nueva investigación enviaría un mensaje muy negativo a los periodistas y fomentaría un clima de impunidad inaceptable. ”

 

En los últimos meses, RSF ha expresado reiteradamente su preocupación por la violencia contra los periodistas en Birmania y por la falta de castigo para dicha violencia, especialmente porque se trata de un país donde la democracia y la libertad de expresión siguen siendo conceptos frágiles.

 

En diciembre pasado, RSF informó que los defensores de derechos humanos y grupos de la sociedad civil fueron expresando su preocupación por la suerte de los periodistas en Birmania tras el asesinato de Soe Moe Tun, reportero que había cubierto un polémico proyecto minero y la tala ilegal en el noroeste del país. Era el segundo periodista asesinado en conexión con su trabajo desde el fin del régimen militar, en 2011. El primero fue Aung Kyaw Naing, freelance también conocido como Par Gyi, que murió por disparos mientras estaba bajo custodia militar, en octubre de 2014.

 

La preocupación por las crecientes amenazas a periodistas se vio agravada en marzo de 2016 por la bomba en casa de Min Min, periodista de la agencia Root Investigative.

 

Birmania sigue en el cuarto inferior de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de Reporteros Sin Fronteras, en el puesto 143 entre 180 países. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.