BAHRÉIN | Siete periodistas castigados con la pérdida de la nacionalidad desde 2011

14.02.2018 18:33

 


Hoy se cumplen exactamente siete años del inicio de las protestas antigubernamentales en Bahréin, el 14 de febrero de 2011, cuya cobertura llevó a prisión a numerosos informadores. De ellos, siete han sido castigados con la retirada de la nacionalidad.

 

La retirada de la nacionalidad se ha vuelto una pena común en Bahréin, en algunos casos con el propósito de presionar a los medios de comunicación que puedan sentir la tentación de no seguir la línea marcada por el régimen.


De los siete periodistas y periodistas ciudadanos que han recibido este castigo, tres siguen encarcelados en la actualidad y los otros cuatro viven en el exilio.

 


Tres periodistas sin nacionalidad encarcelados

 

El fotógrafo Ahmed Al Mousawi fue detenido en 2014 por tomar imágenes de las protestas, y fue sentenciado en 2015 a diez años de cárcel y la pérdida de su ciudadanía.

El periodista Mahmoud Al Jaziri y el bloguero Ali Al Maaraj vieron retirada su nacionalidad el 30 de octubre de 2017, en un juicio político que les acusó, junto a otros cinco imputados, de tener vínculos con supuestas células terroristas. Algunos de los acusados afirmaron haber sido torturados durante los interrogatorios.

Al Jaziri, trabajador de Al Wasat, un periódico cerrado por las autoridades en 2017, fue sentenciado a 15 años de prisión. Al Maaraj, que ya había pasado 27 meses encarcelado por “insultar al rey” y “abusar de tecnologías de la información”, fue condenado a cadena perpetua.


“Castigar a los que ejercen su profesión como periodistas con la cárcel o la retirada de su nacionalidad es grotesco”, afirma RSF. “Bahréin no es firmante del Convenio de Naciones Unidas de 1961 sobre la reducción de la pérdida de nacionalidad, pero sí lo es de la Carta Árabe de Derechos Humanos que dice: Todo el mundo tiene derecho a su nacionalidad; nadie puede ser privado de ella arbitraria o ilegalmente. Cubrir las protestas de la oposición, o informar sobre la oposición al Gobierno, no constituye ningún acto de terrorismo ni amenaza para la seguridad del Estado”, advierte RSF.

 

Cuatro periodistas sin nacionalidad en el exilio


Temiendo ser encarcelados, los otros cuatro periodistas se autoimpusieron el exilio cuando fueron privados de su nacionalidad.


Ali Abdel Imam, fundador de la web de noticias BahrainOnline, Ali Aldairy, fundador y editor del periódico Bahrain Mirror, el presentador de Al Nabaa TV, Abbas Busafwan y el bloguero Hussein Yousef, fueron privados de su nacionalidad por el ministerio del Interior el 31 de enero de 2015.


Para ello, no se necesitó ninguna orden judicial porque, bajo la enmienda de 2014 de la ley de la ciudadanía, el ministerio del Interior puede retirar la nacionalidad a cualquiera sobre el que se cuestione su lealtad a Bahréin o se considere que haya ayudado a algún enemigo del Estado.


Los hijos de los ciudadanos castigados con la retirada de la nacionalidad sufren inmediatamente la retirada de la suya. Ali Abdel Imam tiene un hijo nacido sin nacionalidad en Reino Unido.


En total 579 ciudadanos de Bahréin han visto retirada su nacionalidad desde 2012, y 15 informadores siguen actualmente encarcelados en el país por causas relacionadas con el ejercicio de su profesión. Entre ellos se encuentra Nabeel Rajab, que se enfrenta este mes de febrero a una posible ampliación de su condena a 15 años más de prisión.


Bahréin ocupa el puesto 164 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.


Consulta más información sobre la situación de Bahréin en el Informe Anual elaborado por RSF-España.