AFGANISTÁN | Un ataque Talibán a dependencias parlamentarias mata a dos trabajadores de medios

13.01.2017 19:07
  • Un cámara de un canal que cubre la actividad parlamentaria de Afganistán y una de las empleadas de la condena han sido asesinados el 10 de enero por un ataque bomba en un edificio parlamentario de Kabul.
  • Los talibanes han reivindicado el atentado y tachado a todos lo presentes en las explosiones como "agentes de Inteligencia"

 

El cámara, que trabajaba para la televisión desde hacia tres meses, ha sido identificado como Noorullah y la empleada como Farideh. Al menos 38 personas mas han muerto asesinadas y 80 han resultado heridas en las dos explosiones. Entre los heridos hay otros dos empleados de la televisión parlamentaria y Taher Pyman, periodista del semanario Kerad. Sus vidas está fuera de peligro. Los talibanes han reivindicado este ataque en Twitter y han tachado a todas las víctimas como “agentes de Inteligencia”.

 

“Presentamos nuestras condolencias a las familias de Farideh y Noorullah, desafortunadamente los primeros trabajadores de medios de comunicación asesinados en el mundo en 2017”, afirma Reza Moini, responsable de la oficina de Afganistán de Reporteros Sin Fronteras. “Las muertes no han sido fortuitas, han sido un blanco deliberado de los talibanes, depredadores de la libertad de prensa, cuyas barbaridades contra la población civil y los medios de comunicación son conocidas”.

 

Halim Tanivir, asesor cultural parlamentario y jefe de la emisión radiofónica y televisiva del Parlamento ha contado a RSF que “la bomba en un anexo al Parlamento ha sido obra de los enemigos del progreso del país y ha sido un acto claramente premeditado”.

 

RSF recuerda al gobierno afgano y a la comunidad internacional que las negociaciones con los talibanes deberían estar condicionadas al respeto de éstos a los tratados internacionales, especialmente la Convención de Ginebra y sus protocolos, que prohiben a los Estados y grupos no estatales atacar deliberadamente a civiles, incluidos medios de comunicación y periodistas. El ataque a objetivos civiles constituye un crimen de guerra.

 

Afganistán ocupa el puesto 120 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.